Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

domingo, 22 de octubre de 2017

Seis años después de Gadafi: Libia, el país que pudo ser

Los líderes occidentales, sobre todo de Francia y el Reino Unido, aplaudieron su muerte y la ‘nueva página’ que se abría en la vida del país.
Hace ya seis años, el exlíder libio Muammar Gadafi fue capturado y golpeado hasta la muerte por una turba de rebeldes después de que un ataque aéreo de la OTAN acabara con su caravana fuera de su ciudad natal de Sirte.

Al día siguiente, su cadáver, cubierto de sangre, fue trasladado a Misrata, donde fue expuesto durante casi cuatro días en un refrigerador industrial. Mientras tanto, las imágenes de su cuerpo daban la vuelta al mundo con especial repercusión en Estados Unidos, país que encabezó la campaña aérea de la OTAN para expulsar a Gadafi del poder.

Los líderes occidentales, sobre todo de Francia y el Reino Unido, aplaudieron su muerte y la ‘nueva página’ que se abría en la vida del país, mientras que la entonces secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, afirmó al respecto en tono de mofa:
“Venimos, vimos y él murió”.
Seis años después, la percepción parece haber cambiado: en abril de este año, el presidente de EE.UU., Barack Obama, admitió que su mayor fracaso como presidente fue no pensar en las consecuencias de la intervención en Libia, después de la cual el país se vio sumido en el caos.

El premio Nobel de la Paz, con la inestimable ayuda de Clinton, se dedicó a armar y financiar a decenas de grupos rebeldes, que después se han agrupado en clanes y han reclamado el poder en el país. Un escenario muy similar hubiera tenido lugar en Siria si finalmente hubiera caído el régimen de Bashar Al Assad.
“Mi peor error fue no planificar el día de después de la intervención en Libia, cosa que creo que había que hacer”, afirmó Obama en una entrevista para Fox News.
Libia, desgarrada por la violencia interna

Libia, un país rico en petróleo, vivió bajo la dictadura de Gadafi durante cuatro décadas, en las cuales llegó a tener uno de los niveles de vida más altos de África. Sus ciudadanos gozaban de atención sanitaria y educación gratuitas. Era un Estado centralizado, no un territorio dividido en tribus y con clanes en guerra.

Tras el asesinato de Gadafi, Libia dejó de facto de existir como una nación unida. Desde 2011, distintos partidos políticos, tribus y milicias combaten por el poder y el control del país y sus riquezas.

En diciembre de 2015, y con la mediación de la ONU, se formó un Gobierno de acuerdo nacional para intentar devolver la estabilidad y la paz al país. Sin embargo, este Ejecutivo, con sede en Trípoli, aún no ha podido consolidar su autoridad sobre el país, en donde existen varias facciones opositoras y otro Parlamento, con sede en Tobruk. Por otro lado, el Estado Islámico también ha aprovechado el caos para ganar terreno en el país.

Crisis petrolera y financiera

Además del caos político, el país norteafricano experimenta una acusada caída del nivel de vida y afronta una crisis financiera.

Libia posee las mayores reservas probadas de petróleo de África –48.000 millones de barriles– pero, debido a la guerra civil, más del 75% de los depósitos no se explotan. Después del 2011, las exportaciones de petróleo se han reducido de 1,6 millones a entre 200.000 y 300.000 barriles diarios.

El principal problema es que el control de los campos y terminales petroleras pasa constantemente de un grupo a otro.
“Hoy en día, Libia está lejos de los diez primeros países exportadores de petróleo como antes”, constata el politólogo Grigori Lukiánov, quien detalla que los suministros de hidrocarburos desde Libia “son inestables” y no queda “ni una empresa seria con la que hacer negocios”.
Además, un duro golpe para el nivel de vida de los libios fue la suspensión de los subsidios estatales para la compra de bienes de consumo popular en el extranjero.

En consecuencia, los ingresos reales de la población cayeron en picado, lo que condujo primero a la migración interna y luego al éxodo de libios hacia Egipto, Túnez, Argelia y Europa a través del mar Mediterráneo.

Las profecías cumplidas de Gaddafi

El caos que vive el país, al igual que las consecuencias de la destitución de Gadafi más allá de las fronteras libias, fueron en su día señalados con sorprendente precisión por el propio dictador.

Así, durante una de sus últimas entrevistas, el líder libio advertía de la gran amenaza de que se produjeran atentados terroristas en Europa y de un flujo no controlado de refugiados, además de la desestabilización general de la región mediterránea.
“Yo personalmente juego un papel estabilizador en la región de África. Si la situación en Libia se desestabiliza, aquí Al Qaeda mandará. Libia se convertirá en el segundo Afganistán y los terroristas llenarán Europa”, dijo en marzo de 2011.
“La esperanza que vivió la sociedad libia en 2011 no se materializó”, opina Gregori Lukiánov, quien destaca que la misión del Consejo de Seguridad de la ONU ve en Libia todos los signos de una catástrofe humanitaria. Además, el experto señala que hoy en día el país no tiene un Ejército unido, ni un Gobierno unido y no se ve salida al conflicto existente.
“Seis años después de la caída de Gadafi, tenemos un enorme agujero negro en el mapa del Mediterráneo. Es la zona de un conflicto no regulado y poco previsible, que afecta a los intereses de los países del norte de África y también de Europa”, concluye el politólogo.
Fuente.

lunes, 16 de octubre de 2017

Bilderberg maniobra en el polvorín catalán para crear una España federal

La periodista Cristina Martín Jiménez es una de las más importantes expertas mundiales en el Club Bilderberg. Acaba de publicar su quinto libro sobre el club, 'Los planes del Club Bilderberg para España', en él desvela algunas de las oscuras estrategias que los más poderosos del mundo tienen preparadas para nuestro país. Por ejemplo, una "Monarquía federal".

Dice que el objetivo ha sido preservar la hegemonía de Occidente. ¿Existe algún grupo similar en Oriente (formado por Rusia, China…)?, ¿y dentro de Occidente algún grupo rival de Bilderberg?

No hay nada similar ya que la manera de ver y organizar el mundo, la política y las sociedades es muy distinta en Occidente y en Oriente. Hay un foro parecido al de Davos en China, el Bo´ao, y también está el Asia Society, pero Bilderberg es otra cuestión.

Usted dice que son masones, anticatólicos y antipatrióticos… Sin embargo, también se les atribuye un acusado carácter derechista, neoconservador y ultracapitalista, parece incompatible, ¿no?

Son masones, anticatólicos, antipatrióticos, antinacionalistas y más allá de ultracapatilistas. No tienen nada de conservadores pues pretenden cambiar el mundo. Hay que tener en cuenta que el dinero y el poder no son incompatibles con nada. El dinero y el poder no son ni de derechas ni de izquierdas, ni comunistas ni capitalistas. Bilderberg lleva el capitalismo a los extremos, traspasando todos los límites. Comencé investigando al grupo desde un punto de vista político y acabé comprendiendo que es una cuestión propiamente humana. Lo que ha movido al hombre desde el origen es el poder, el ansia de conquista, de avasallar y dominar al otro, de convertirlo en esclavo de los fines de un puñado de codiciosos.

¿Quién ocupa la cúspide de jerarquía del grupo? ¿Henry Kissinger, David Rockefeller, algún europeo?

El alma del grupo es David Rockefeller, que ha sido premiado por sus miembros con la medalla por la construcción de un mundo feliz.

¿Ha habido algún cable de wikileaks relativo a Bilderberg?

Sí, pero son muy antiguos, relativos a los orígenes del Club.

Son partidarios de establecer un Nuevo Orden Mundial, ¿en qué consiste?, ¿quieren acabar con los estados nación? En tal caso, ¿eso no genera resistencias en los propios estados nación?

Henry Kissinger es el teórico principal del Nuevo Orden Mundial. Él vino a España en 1973, dos días antes del magnicidio de Carrero Blanco, para “vender” los beneficios de adherirse a su plan. Públicamente Kissinger afirmaba que el Nuevo Orden Mundial consistía en un equilibrio de naciones que desembocaría en el final de las guerras y en un planeta seguro. Pero la estrategia real era acabar con las soberanías nacionales y transferirlas a entidades supranacionales, como la Unión Europea, que acabarían dirigidas por miembros de Bilderberg. Significaba acabar con la democracia, con las libertades, que serían transferidas a un gobierno mundial. Para que el plan funcionara había que colocar a políticos títeres de Bilderberg en los gobiernos de las naciones y eso es lo que ha estado ocurriendo en Europa, EEUU, Ucrania, Irak, Latinoamérica. En el año 2010, el bilderberg Javier Solana dijo que “Europa es el laboratorio del posible gobierno mundial”. La UE es una de sus criaturas, como la Troika, el mecanismo único europeo, el euro. Mientras haya políticos y jefes de estado que se vendan, las naciones no se resistirán al Nuevo Orden Mundial porque los ciudadanos desconocen lo que está ocurriendo.

¿Buscan la demolición de las raíces cristianas de Occidente?, ¿por qué?

Porque son masones mundialistas y la masonería ha estado desde el origen contra el cristianismo. Los miembros de Bilderberg pretenden una revolución cultural de carácter nihilista. Nuestra civilización actual es el culmen de los valores democráticos que nacieron en Grecia y que posteriormente fueron sintetizados por la ley romana y moralizados por el cristianismo. Bilderberg pretende acabar con todo ello e inventar un nuevo mundo, una nueva cultura en el que no existan los valores religiosos, el pensamiento no valga nada y la moral no tenga sentido. Quiere implantar un pragmatismo relativista donde el ser humano sea esclavo del ahora, de lo que en cada momento convenga a un gobierno único dirigido por ellos.

Dice usted que Obama y todo su gabinete son Bilderberg, y que Bilderberg tiene vocación de mantener la hegemonía de Occidente, ¿cómo explicar entonces el nuevo tratado de comercio con el Pacífico, el más importante de la Historia?

En 2010, cuando todo el mundo cayó bajo el hechizo de Obama, yo denuncié la mentira que era este líder artificial en mi tercer libro y este desapareció del mercado. Revelé que ese Nobel de la Paz nos traería la guerra y mire como estamos hoy. El nuevo tratado de comercio es la respuesta de Bilderberg contra el avance de China. Han hecho lo imposible por integrarla al Nuevo Orden Mundial, pero como no han logrado someterla, le han declarado la guerra económica. El tratado, que afecta al 40% del PIB mundial, es un gobierno económico, comercial. Las leyes que contiene han sentado las bases del comercio mundial y China, que era el imperio naciente y amenazante, está fuera.

¿Ha tenido o tiene algún papel Bilderberg en el conflicto de Siria?, ¿Y en la creación del Estado Islámico, tal y como se ha dicho?

Tal como se dice no. Bilderberg ha creado las condiciones para que aparezca el Estado Islámico con las primaveras árabes. Se ha dado las trazas de crear la situación para que nazca la yihad islámica. ¿Persigue Bilderberg la guerra total y definitiva contra el Islam? Lo veremos. Lo que está claro es que lo más beneficioso para el grupo es que siempre haya guerras, así es como se forjan los imperios. Ya las reuniones de los noventa se vivieron con gran inquietud al comprobar cómo la OTAN perdía protagonismo pues el conflicto con la URSS estaba bajo mínimos. Hace cinco años vaticiné que estábamos en la III Guerra Mundial, cuestión que analicé en profundidad en mi libro anterior. Hace unos meses lo afirmó el Papa Francisco, luego el Rey de Jordania y ahora el presidente de la Duma rusa. El mundo entero está en guerra.

España



Ud tiene por escrito que el plan de Bilderberg para España comienza en 1968 y que “busca una desaparición del estado español para transferir la soberanía nacional a una supranacionalidad. Entiendo que este plan es el previsto para todos los países y no sólo para España, ¿no?
Así es, pero por la cobardía y mezquindad de los políticos, gobernantes y jefes de estado españoles, aquí el plan ha funcionado de forma muy rápida y a la perfección.

Dice que a Carrero Blanco lo asesinaron porque era “anglófobo y patriota, católico y antimasón”. Y que Kissinger le confesó, cuando Carrero le advirtió que España estaba cerca de conseguir el arma nuclear, que “cuando España es importante es peligrosa”. ¿A qué podría estar refiriéndose el Secretario de Estado?, ¿cuándo ha sido España poderosa desde el siglo XVII?

La afirmación de Kissinger ocurre en un momento histórico muy particular. Es el 19 de diciembre de 1973, un día antes del magnicidio, y estamos en plena Guerra Fría. Entonces solo había dos países importantes: EEUU y URSS porque tenían la bomba atómica. Carrero Blanco era el director del proyecto español para conseguir el arma nuclear y Kissinger le pidió que se adhiriese al Tratado de No Proliferación. El presidente del Gobierno se negó y le explicó que lo que pretendía Franco con el artefacto era que España tuviera algo que decir en el panorama internacional, que fuera importante. Entonces Kissinger le replica que “cuando España es importante es peligrosa”. Veintitrés horas después, Carrero salta por los aires. Por cierto, cuando Franco recibe la noticia exclama: “¡Han sido los masones!”. Sería el cuarto presidente del Gobierno asesinado por masones.

Dice Ud que “España no puede sacar la cabeza, y durante estos 40 años, cada vez que España ha sacado la cabeza ha ocurrido algo”. ¿Podría concretar?, ¿se refiere al 11-M?, ¿tuvo Bilderberg algo que ver?

A mí me gusta hablar con documentos, es decir, como en este libro en el que incluyo documentos desclasificados por la CIA y la NSA que hablan por sí solos y explican la historia oculta y desconocida de España. Sin duda, el 11-M es un pozo de sospechas. Desaparecen los trenes, las pruebas, los supuestos autores son un tanto inverosímiles… Y ocurre en un momento en el que geopolíticamente España empieza a ser importante. La vemos tomar decisiones junto a EEUU y Gran Bretaña en las Azores. Esto no gusta nada a rivales franceses y alemanes fuertes en Bilderberg… Es un asunto muy dudoso y realmente los españoles no sabemos lo que ocurrió. Quizá algún día me decida a investigarlo a fondo.

Dice su libro que “Henry Kissinger y Giscard d'Estaing, destacados Bilderberg, actuaron activamente en nuestra política”. ¿Ha sido España un país que haya estado en el objetivo de Bilderberg más que otros?, ¿por qué? Somos una potencia media, de menos de 50 millones de habitantes y de una influencia limitada internacionalmente…

Ellos no olvidan lo que fuimos capaces de hacer. Somos el primer imperio moderno y aunque pueda parecernos un hecho lejano en realidad no hace tanto que ocurrió. Somos los descendientes de aquellos hombres que descubrieron un nuevo mundo cambiando el planeta para siempre. Y además, España es el punto geoestratégico más importante para EEUU. Somos la puerta a tres continentes y dos mares. Hace unos días el ministro de Defensa dijo que España es un portaviones en mitad del Atlántico. ¿Le parece poco importante para un mundo en guerra?

Ud sugiere incluso que “el desmantelamiento del tejido industrial en los 80; la desaparición de los altos hornos de Bilbao y Sagunto, que mermó significativamente la fuerza arrolladora de la nación” fue una indicación de Bilderberg, ¿por qué esa obsesión con España?, ¿ha ocurrido con otras naciones?

Insisto en nuestra historia, en lo que somos capaces de hacer. Y lo estamos haciendo de nuevo. ¿Quién está sacando a España de la crisis? ¿La Troika? ¿Los bancos? ¡Los españoles! Con su coraje, su sacrificio y su perseverancia, a pesar de la falta de ejemplaridad y de la corrupción de nuestros gobernantes. Son lo peor que tenemos. Creo que no los merecemos.

Usted dice que el PSOE, y en particular Pedro Sánchez, es la apuesta del club para España… ¿no sería más coherente que fuera el PP, más afín a la cosmovisión del club? ¿O es que, en realidad, el objetivo es desestabilizar España?

Hay que entender que una vez que se traspasa el umbral de Bilderberg no hay derechas ni izquierdas, PP o PSOE sino que se habla y se trabaja en otros términos, en términos de globalización, de geopolítica, de poder total. La globalización es el imperialismo del siglo XXI.

El hecho de que al final Pedro Sánchez acabara rechazando la invitación, ¿no podría perjudicarle en un futuro?, ¿no puede haber represalias?

Pedro Sánchez nunca rechazó la invitación del Club. Lo que se dijo y se publicó es una estrategia de su gabinete. Según mis fuentes, Pedro Sánchez asistió a la reunión en Austria. ¿Qué candidato a presidente de un gobierno en su sano juicio deja plantado a Bilderberg?

Sobre el asunto del separatismo catalán, ¿qué dice Bilderberg?, ¿cómo ha actuado?

En el año 1991, el entonces presidente de la Generalitat de Catalunya, Jordi Pujol, fue invitado a la reunión que el Club celebró en la ciudad alemana de Baden-Baden, sobre las laderas de la Selva Negra. El líder nacionalista catalán no les gustó nada y no lo volvieron a invitar. Y es que nacionalismo es una palabra maldita en Bilderberg. El mítico relaciones públicas de la entidad, el príncipe Bernardo de Holanda, no se cansó de repetir en las reuniones que “es difícil reeducar a la gente que ha sido educada en el nacionalismo. Es muy difícil convencerlos para ceder su soberanía a favor de una institución supranacional”. Para la oscura entidad, los nacionalismos son peligrosos porque chocan de frente con su anhelado objetivo de implantar un gobierno mundial.

El pasado 20 de julio, Artur Mas recibió a una poderosa y discreta comitiva en el Palau de la Generalitat, la avanzadilla de Bilderberg formada por los miembros españoles de la Comisión Trilateral, un apéndice del Club fundada en 1973 por el mismo creador, David Rockefeller. Entre los trilateristas visitantes se encontraban Antonio Garrigues Walker, presidente del bufete Garrigues y socio de Rockefeller, que asegura que ambas entidades constituyen “el cerebro del mundo”; Alfonso Cortina, vicepresidente en Europa de Rothschild y asesor de la firma de capital riesgo TPG; Pedro Miguel Echenique, físico y consejero del Gobierno vasco de Carlos Garaikoetxea; e Ignacio Polanco, presidente del grupo Prisa. Aquel día supuso el fin de Mas, aunque él no fuera consciente.

El golpe final es la manipulación que Bilderberg está haciendo en secreto del proceso de independencia para rematar lo que comenzó hace cuarenta años con la I Transición y que continuó al obligar a Juan Carlos a abdicar e inaugurar la II Transición: construir una España a la medida de la elite global y no de los españoles, ya sean catalanes, leoneses o vascos. La estrategia de Bilderberg es utilizar el polvorín catalán para forzar la creación de una España federal.

¿Es cierto que preparan para España un “modelo a la belga”, esto es, una monarquía federal?

Sí, una monarquía federal en una España federal.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Falsa bandera: Un político lituano ordenó tirotear a sus compatriotas para acusar a Rusia y conseguir la independencia

En una entrevista publicada en YouTube, el político lituano Audrius Butkevičius ha confirmado ser el organizador de la masacre del 13 de enero de 1991 que terminó con la vida de 14 personas durante el proceso independentista que vivió el país báltico en aquel año.

Según ha explicado Butkevičius, “decidí no crear un pequeño ejército, sino usar la guerra psicológica” para lograr la independencia de su país. “Las ideas tradicionales de defensa no iban a funcionar” y, por ello, creó “un grupo paramilitar de unos 500 hombres capaz de responder rápidamente a las crisis y varias unidades entrenadas en la guerra psicológica”.

Aquel día, una multitud intentó impedir al ejército soviético el acceso a la torre de la televisión de Kaunas. Según ha proseguido revelando Butkevičius, “la tropa especial del KGB no llevaba munición real en sus armas, solo en los bolsillos como reserva, nuestro objetivo era entrar en la sede de la televisión”. De repente, se escucharon disparos que abatieron a 14 personas e hirieron a varios centenares. A pesar de que todo el mundo acusó a los soldados rusos, los asesinos fueron las unidades de Butkevičius armados con fusiles de caza.

El dirigente político ha explicado que 
“no puedo justificar mi acción ante los familiares de las víctimas, pero sí ante la historia, porque aquellos muertos infligieron un doble golpe violento contra dos bastiones esenciales del poder soviético: el ejército y el KGB. Así fue como los desacreditamos. Lo digo claramente: fui yo el que planeó todo lo que ocurrió. Había trabajado bastante tiempo en la Institución Albert Einstein con el profesor Gene Sharp, que entonces se ocupaba de lo que se definía como defensa civil, en otras palabras la guerra psicológica. Sí, yo programé la manera de poner en dificultades al ejército ruso, en una situación tan incómoda que obligara a cada oficial ruso a avergonzarse. Fue guerra psicológica. En aquel conflicto no habíamos podido vencer con el uso de la fuerza, eso lo teníamos muy claro, por eso trasladé la batalla a otro plano, el del enfrentamiento psicológico, y vencí”.

sábado, 7 de octubre de 2017

EL MOVIMIENTO SEPARATISTA "CATALÁN" LLEVA LA CARA DE GEORGE SOROS

Estrategia de tensión y debilitamiento

Para conseguir sus fines, el clan capitalista predominante en Cataluña no tiene reserva moral alguna en apoyarse en una de las facciones del Poder Global del Dinero.Todo sea, dicen sus miembros, por alcanzar la libertad y en  contra de un estado español que algunos, narcotizados por  el odio y la propaganda, asimilan al mal absoluto. La ideología separatista catalana que por estos días impele un ataque a toda España ha encontrado en George Soros un gran aliado. El arquitecto globalista nacido en Hungría vio en la cuestión del separatismo catalán un gran medio para poder seguir operacionalizando su función geopolítica.
A él no le interesa la demanda de libertad y de justicia que exclaman las bases ideologizadas de la plataforma separatista, ni tampoco el beneficio exclusivo de los miembros del agrupamiento crematístico que hoy detenta el poder en Cataluña. Cabe decirlo, tampoco le preocupan los españoles no separatistas enrolados en torno a la Moncloa.
A unos y a otros les considera elementos necesarios porque poseen un cero sentido de Dios, de la Patria y de la Justicia. Por codicia y ambición son maleables y funcionales  para el desarrollo tanto del juego doméstico español como del  regional europeo que han ideado George Soros y sus compañeros del clan Globalista. Para que, efectivamente, el 1% de la Humanidad pueda realmente controlar el mundo, es primordial avanzar rápidamente en la erosión de las soberanías nacionales y en la licuación  de la capacidad de poder de los pueblos, mediante la división nacional, la confrontación horizontal entre los componentes de un mismo pueblo y la pérdida del sentido integral de la persona humana.
Disponen en el campo fáctico del país escogido estrategias de distracción y de tensión, las cuales no siempre tienen como objetivo inmediato la fragmentación territorial o la aniquilación de un país. Es imperioso mencionar que el Poder Mundial está segmentado en clanes que coinciden en principios y metas pero difieren entre sí en la preferencia de compañeros de ruta –aliados coyunturales-, en la velocidad en el cumplimiento de los planes, en los alcances temporales y en la efectividad. Es por todo ello –y no por filantropía- que George Soros viene aupando desde hace poco tiempo la causa del secesionismo que propone la camarilla capitalista de Cataluña.

El secesionismo catalán en clave sorosiana

Más allá de la vocinglería discursiva pro secesionista y pro La Moncloa, es innegable la participación de Soros en vertientes, colectivos e individuales, que incitan al separatismo. En su momento, Artur Mas buscó respaldo decisivo  en las redes del Poder Mundial y contrató al Grupo Independent  Diplomat para darle mayor vigor al secesionismo.
La empresa fundada por el británico Carne Ross recibe apopo financiero y soporte cultural-político de la Open Society Foundations. Independent Diplomat, entre otros trabajos, asesoró y articuló las  exigencias de autodeterminación del Sahara Occidental, como así también, desde marzo de 2013, tuvo a cargo la gestión de establecer relaciones  diplomáticas y políticas para la coalición de rebeldes sirios con la estructura de la ONU y con muchos miembros del organismo internacional. De la GeneralitatIndependent Diplomat cobró durante dos años 1,6 millones de euros, pero sus servicios fueron cancelados cuando sucedió la investidura de Puigdemont.
Pero que nadie se llame a error pensando que el actual presidente de la Generalitat está en línea opuesta de su predecesor mencionado y que salió de la esfera de los satélites de Soros. Todo lo contrario. En el año 2016, contrató al sociólogo y escritor Jeremy Rifkin para que dictase una conferencia, pagándole la friolera suma de 50 mil euros. Rifkin es otro habitual de los foros de la Open Society Foundation.
Puigdemont no es el poder mismo en Cataluña. Es sólo una pieza de ese poder detentado por otros, quienes pretenden sumar más aliados dentro de los círculos del internacionalismo del Dinero. Durante el 2016, la Generalitat le concedió a la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición un poco más de 7 mil euros en concepto de “fomento a las academias”.Esta entidad  fue elevada al rango de corporación de derecho público por Artur Mas. Recordamos que la ACGN es presidida por Carles Vilarrubí Carrió, empresario que es vicepresidente de la Banca Rothschild en España y del club de fútbol Barcelona [Recientemente cesado y dimitido respectivamente].
Carles Villarrubí también integra la Fundación separatista CATmón que considera como principales aliados naturales de una Cataluña independiente a Israel, Estados Unidos y Alemania. Está casado con la empresaria Sol Daurella Comadrán, presidenta de Coca-Cola European Partners y accionista del Banco Santander. Sol Daurella integró hasta el mes de enero  del presente año, un Consejo Consultivo creado por Diplocat para colaborar en la inserción de Cataluña en el plano mundial. En los registros de la Open Society Foundations figura Diplocat como uno de las entidades que percibió dinero del circuito Soros.
Ya que CATmón ha mencionado como principal aliado a Israel, apuntamos que durante el reinado de la facción del pujolismo, las múltiples relaciones con Israel se incrementaron. Incluso Banca Catalana comenzó a funcionar con el aporte monetario de Moisés David Tenennbaum, notorio traficante de diamantes y amigo del padre de Jordi Pujol.
Artur Mas, desde el inicio, buscó su apoyo total en todo el Proceso. Diferencia de perspectiva en élites israelíes le obstaculizaron el objetivo principal que el dirigente secesionista buscaba; no obstante, el gobierno de Israel nunca se expresó en contra del separatismo catalán y, aun con divergencia al respecto, sus élites hacen negocios con Cataluña (Al igual que con La Moncloa).
El año pasado, después de 19 años, se reabrió el consulado honorario israelí en Barcelona. Los Mossos d'Esquadra han recibido asesoramiento del Mossad e incluso ACCIÓ – la agencia para la competitividad de la Generalitat- ha intensificado la relación y  firmado acuerdos con actores israelíes. Como observadora internacional del referéndum, marcó presencia en tierras catalanas  la legisladora israelí Ksenia Svetlova. Esta parlamentaria es integrante de la Unión Sionista, alianza política de centro izquierda que busca eyectar del gobierno a Netanyahu.
Muchos miembros de la Unión Sionista tienen simpatía por la figura y por la labor de George Soros. Pero así como ocurrió en la administración de Mas, hoy, siguen subsistiendo diferencias entre las facciones israelíes  respecto de la cuestión de Cataluña.
Otra de las organizaciones separatistas catalanas es el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCBC), think tank que guarda estrechas relaciones de cooperación con Jordi Vaquer, Director regional para Europa de la Open Society Foundations y codirector de la Open Society Initiative for Europe.
Vaquer anteriormente fue presidente –del 2008 al 2012-  del Centro de Estudios y Documentación Internacionales de Barcelona (CIDOB), think tank que también receptó dinero de Soros.
Promediando la mitad del año 2017, el Parlamento catalán aprobó la ley que regula las asociaciones de consumidores de cannabis, su cultivo y distribución por parte de esas asociaciones. La medida encaja perfectamente con la agenda internacional de Soros sobre el consumo del cannabis (marihuana) y esos clubes catalanes mayoritariamente tienen como referencia a los estudios y campaña de la Open Society Foundations.
Uno de los personajes que desde hace años está detrás del proceso independentista es David Madí, nieto del empresario catalán Joan Baptista Cendrós, fundador de la asociación Omnium Cultural, fanáticamente secesionista. Esta organización fue creada por el alto empresariado de Cataluña y entre sus fundadores tuvo a Lluís Carulla, representante de los intereses de Rockefeller en la región. David Madí, hombre de Convergencia Democrática de Jordi Pujol, fue el ideador del lema “Derecho a decidir” que despertó la histeria de la base secesionista y agradó a los burgueses pro secesionistas. Cuando Artur Mas estaba en el gobierno, lo tenía como uno de sus asesores predilectos y sigue siendo  uno de los interlocutores válidos que tiene la élite separatista con sus pares del resto de España y del extranjero. Madí es considerado muy allegado a Tatxo Benet, mano derecha de Jaime Roures  en  Mediapro.
El empresario catalán Jaume Roures es socio empresarial del Grupo británico WPP y de George Soros (Gala Capital) en Mediapro. Podemos seguir suministrando más información sobre el vínculo real de personalidades, organismos, entidades y empresas catalanas secesionistas con Soros, pero para no saturar al lector, nos detenemos aquí para hablar, brevemente,  de los no catalanes contradictores de la Unidad de España.

Aliados de la táctica secesionista por dictado plutocrático

En el 2013, un estudio exhaustivo del Club de Izbork, un influyente think tank ruso, expuso el origen y la complicidad internacionalista-globalista del 15-M y de su subproducto, el partido Podemos. Al respecto tenemos que evitar ser cautivos de la ingeniería atlantista/globalista: El 15-M y Podemos jamás tuvieron como fundamento ser gobierno nacional. La matriz oligárquica internacional que los creó nunca pensó en asignarle ese rol.
Sólo son elementos de discordia, confusión y desviación de la masa crítica de los españoles de a pié para poder controlar el disenso de tal modo que la plutocracia internacional realmente existente pueda seguir gozando del usufructo del trabajo y el capital genuinos del pueblo español. Pablo Iglesias es sindicado como receptor –por no decir otro calificativo- de la influencia de las redes europeas de Soros.
El portal Geopolitica.ru publica en marzo de 2017 que son 24 los diputados españoles que están en la esfera sorosiana. Allí nos informan que los parlamentarios son “de todo el arco político, desde partidos separatistas hasta el partido Popular, pasando por socialistas, de Ciudadanos, de Izquierda Unida o miembros de Podemos. Entre los nombres destacan los de Pablo Iglesias (Podemos), Elena Valenciano (PSOE), Santiago Fisas (PP), Javier Nart (Ciudadanos), Maite Pagazartundúa (UPyD), Javier Couso (IU), Juan Fernando López Aguilar (PSOE), Teresa Rodríguez (Podemos), Izaskun Bilbao (Partido Nacionalista Vasco), Jordi Sebastiá (Compromís), Josep Maria Terricabras (Esquerra Republicana de Catalunya), o Ramon Tremosa (Convergencia Democrática de Catalunya)”.
Ello es lógico porque el Internacionalismo del Dinero se sirve por igual de derechistas e izquierdistas, de catalanes y españoles. Pablo Garzón, dirigente de Izquierda Unida, que promueve un referéndum catalán pero “pactado” es otro personaje que admira a Soros. Veamos qué dice del gurú financiero: “Soros es también un filántropo, es decir, una persona que dona gran parte de sus ingresos y riqueza a causas solidarias. Al estilo Bill Gates”.
Devoción pública que, obviamente, tiene su reciprocidad. Garzón es muy elogiado por Acces Info Europe, organización que dice ser defensora de los derechos humanos, y cuenta entre sus donantes a: Open Society Health Program, Open Society Human Rights Initiative, Open Society Information Program, Open Society Media Program…es decir: dinero globalista.

Finalizando

De todo lo anterior podemos pensar y decir que ¿indefectiblamente habrá secesión formal y total de Cataluña en el tiempo inmediato? No.
El análisis que efectuamos nos permite afirmar que el reimpulso del movimiento separatista catalán tiene la cara de George Soros pero que ello ni significa que habrá desmembración territorial y establecimiento de un estado catalán independiente del resto de España. Porque así como la élite secesionista catalana dominante en la actualidad buscó aliarse a las redes del Poder Global del Dinero, del mismo modo la élite que apoya la perspectiva actual de La Moncloa también lo hizo. De hecho,  el actual gobierno nacional español existe porque así lo quisieron Grupo Bilderberg, Comisión Trilateral y el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR), entre otros organismos mundialistas.
El trilateralista Antonio Garrigues Walker, se opone al secesionismo como tal y como lo presenta la plataforma catalanista Postura también compartida por los bilderbergerianos Javier Solana, Ana Botín, Juan Luis Cebrián y Luis de Guindos, entre otros. The Economist, medio perteneciente a la rama inglesa de los Rothschild, en sendos artículos de opinión marcó su oposición contraria al referéndum catalán. Libération, diario de la rama francesa de los Rothschild, también sentó posición contraria al separatismo catalán.
Los órganos oficiales de la Unión Europea salieron a apoyar a La Moncloa. Entonces, vemos que no hay unanimidad en el Poder Global del Dinero respecto del separatismo catalán, como tampoco en la oligarquía española. En cualquier caso, se despliega una estrategia de tensión para dividir en espíritu y debilitar aún en lo geoeconómico  pero sin que se llegue, siempre por ahora, a la secesión formal e integral.
Se causan conflictos horizontales y presiones máximas para obtener mayores concesiones y también para ocupar mejores espacios de Poder en disputa permanente entre los clanes catalanes, españoles e internacionales. Se brega por una España con modelo federal dentro de una Unión Europea sólida y también con esquema federal, intrusiva y totalitaria, pero siempre sin romper con el Atlantismo y la Globalización.
Todo a costa del pueblo y la geografía española.

domingo, 1 de octubre de 2017

Razones por las que Estados Unidos querría balcanizar España



En una anterior entrada dedicada a Julián Assange, anarcocapitalista fundador de Wikileaks, analicé las posibilidades que habría detrás de su reciente posicionamiento a favor del neofeudalismo catalanista sumiso al bloque hegemónico anglogermánico en Europa. Se analizaron las posibilidades de que detrás de él estuviese el DIPLOCAT pagado por George Soros, Rusia, la CIA o que, simplemente, fuese idiota. Puede leerse dicha entrada aquí.

Quizás en el futuro analice la línea rusa, aunque la postura oficial, ya oficializada por el Embajador ruso en España, Yuri Korchagin, y por la Ministra de Asuntos Exteriores rusa, María Zajárova, es la de respetar la soberanía nacional española y su actual orden jurídico-constitucional. El comunicado de Zajárova puede leerse aquí.

La reciente visita del Presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a Washington para entrevistarse con el Presidente estadounidense, Donald Trump, parecía que no iba a dejar dudas sobre el apoyo incuestionable del Imperio Realmente Existente (por ahora) a su fiel aliado, España, respecto al secesionismo catalanista. Las frases de Trump durante la rueda de prensa conjunta de ambos mandatarios fueron, no obstante, dignas de controversia. Y lo siguen siendo. Bien por ignorancia yanki respecto de la política fuera de sus fronteras, bien porque haya algo más, desde mencionar que el problema catalán “ha durado siglos” (comprando el argumentario falso del catalanismo sobre la Guerra de Sucesión Española y el mito oscuro de 1714), y las alusiones a que los catalanes “se van a quedar en España”, obviando que la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español y no solo en los españoles residentes en Cataluña, colocan a Trump y a los Estados Unidos de (Norte)América en una posición que podríamos describir de “apoyo tibio”, menos claro que el aparentemente desconfiable posicionamiento ruso respecto a España (las palabras de Trump pueden leerse aquí.

24 horas después de que Rajoy abandonara el Imperio, Heather Nauert, portavoz de la Casa Blanca, anunció que el Gobierno de los Estados Unidos trabajaría “con cualquier entidad que resulte” del referéndum catalán, aunque admitió que se trataba de un “asunto interno” español (las palabras de Nauert, según la visión de El País, pueden leerse aquí. El diario El País se ha apresurado a manifestarse como defensor de la tibieza estadounidense, y como crítico y propagador de la sospecha ante una Rusia que, hasta ahora, ha sido más contundente que Estados Unidos respecto al tema catalán.

Es cierto que, basándonos en la Historia, uno no puede confiar en nadie. No en vano, Napoleón y Alejandro I, zar de Rusia, pactaron en el Tratado de Tilsit de 7 de julio de 1807 un “pacto de no agresión” que retrasó las hostilidades rusas hasta 1812, y por el que Rusia y Francia se repartieron Europa, dejando a Francia vía libre para conquistar España y Portugal. Un antecedente del “pacto de no agresión” entre la Unión Soviética y la Alemania nazi en 1939, previo a la invasión nazi de Polonia y que dio tiempo a la URSS para prepararse contra la Operación Barbarroja, de invasión nazi del país de los soviets. Pero también es cierto que no podemos, basándonos en la Historia, fiarnos de Estados Unidos. El autohundimiento del USS Maine, el 15 de febrero de 1898, culpando a España, permitió el inicio de la Guerra Hispanoestadounidense por la que España perdió Puerto Rico, Cuba y Filipinas. Previo a lo del Maine, la prensa burguesa estadounidense desarrolló una campaña mediática antiespañola, hispanófoba, dirigida por los magnates Joseph Pulitzer y William Randolph Hearst. Tras la propagación de la Leyenda Negra antiespañola desde el siglo XV por las aristocracias y grandes burguesías europeas, católicas y protestantes, que fueron dominadas bajo el Imperio Español, en 1898 Estados Unidos siguió fortificando dicha Leyenda Negra acusando a España de los crímenes más abominables en las Antillas. Todo con vistas a la propaganda de guerra y a la victoria de los anglosajones sobre España.

La dialéctica de Estados, tomada en serio, debería hacernos ver que no podemos fiarnos de nadie. Pero ahora estamos hablando de Estados Unidos y del “apoyo tibio” que está brindando a España estos días. ¿Qué razones tendría el imperio depredador estadounidense para querer la balcanización de España? Podemos dar las siguientes, ya mencionadas en algunos medios de comunicación.

1.- Estados Unidos querría balcanizar las naciones de la Unión Europea para frenar su resistencia al TTIP, su unificación comercial y legislativa y la posibilidad de un ejército Europeo alternativo a la OTAN. Esta idea es manejada por personas tan dispares como el socialdemócrata Germán Gorraiz, de ATTAC (cuyos análisis, datados del año 2015 pueden leerse aquí, el conservador Kenneth Clarke, tory y ministro británico en varias carteras, y recientemente el politólogo mexicano Alfredo Jalife-Rahme. De esta manera, EEUU debilitaría su “patio trasero rico” (el “patio trasero pobre” es Latinoamérica), dividiéndolo.

Sin embargo, aunque pueda tener visos de verdad, este tipo de balcanización europea podría ser contenida cambiando la legislación constitucional de diversas naciones como España, centralizando competencias autonómicas y anulando la idea de nacionalidad, por lo que el artículo 2 y todo el Título VIII octavo de la Constitución Española habrían de ser sensiblemente modificados. Pero si España acabara balcanizada, el resto de naciones europeas reforzarían sus legislaciones constitucionales con tal de evitar procesos similares, tras ver las barbas recortadas del vecino ibérico.

Quien más saldría beneficiada de una balcanización europea, en Europa, sería Alemania. De esta manera, se convertiría en la dueña y señora indiscutible del continente, quizás por siglos. Y Estados Unidos necesitaría contrapesos al hegemón alemán frente a su también palpable pérdida de hegemón universal. Esos contrapesos podrían ser la Francia de Macrón o la España del Partido Popular. Pero una España destruida, un Reino Unido fuera del Brexit y una Francia con desórdenes internos debidos al salafismo patrio serían lo mejor que podría pasarle a Alemania, quien reforzaría su unidad federal recortando más competencias a sus Lander, sobre todo a la católica Baviera. Con lo cual, esta posibilidad, aunque probable, tiene sus contraargumentaciones. Bien es cierto que Alemania es la nación europea con más bases estadounidenses. Se trata de un gigante económico pero un, por ahora, enano militar. Su reforzamiento en Europa, balcanizando al resto de naciones, aseguraría su dominio incólume, un IV Reich más poderoso que todos los anteriores, y una alianza estratégica con Estados Unidos de dominio continental europeo para Alemania y EEUU para América, copiado del modelo planificado por Hitler tras su hipotética victoria en la Segunda Guerra Mundial.

2.- España está conectada a China por vía terrestre gracias a la línea férrea euroasiática que conecta a ambas naciones en la Nueva Ruta de la Seda. Dicha nueva Ruta conectaría Madrid con la ciudad China de Yiwu, y pasaría por ciudades como Moscú, Astaná (capital de Kazajistán), Sofía o Estambul. El volumen de capital que discurriría por la Nueva Ruta de la Seda superaría, según estimaciones, los 900.000 millones de euros. Y lo que sería más importante, y preocupante para Estados Unidos a escala geopolítica, pues todos los motivos por los que Estados Unidos querría balcanizar España son geopolíticos: la República Popular China es el mayor enemigo geopolítico del Imperio en tanto que Estado unificado; al convertirse China en la próxima primera potencia económica e industrial del Planeta, la presencia de China en el Océano Pacífico la acercaría a las naciones hispanoamericanas que tienen costa con dicho océano y dificultaría la acción depredadora estadounidense, la cual se ha apresurado a facilitar la organización de la Alianza del Pacífico con Estados aliados (Chile, Perú, Colombia, México), tanto para torpedear la integración latinoamericanista comandada por el bolivarianismo (ALBA) y la socialdemocracia suramericana (MERCOSUR, UNASUR) como la presencia en la zona. Pero, mediante la conexión con España a través de la Nueva Ruta de la Seda, China, a través de España, se conectaría con Iberoamérica por el Océano Atlántico. La visita de Mariano Rajoy a China en mayo de este año intranquilizó, por todo esto, al “amigo americano”, EEUU. Más, incluso, de lo que ha podido perturbar a Rusia que Zapatero permitiera la instalación del Escudo Antimisiles antirruso en suelo español.

De esta manera, nos encontraríamos con movimientos propios de la Nueva Guerra Fría que vive el mundo entre Estados Unidos y China, siendo el mundo hispano (España e Iberoamérica) campo de batalla total de esta guerra. ¿Qué tendría que ver Cataluña en todo esto? La Nueva Ruta de la Seda que conectaría China con España pasa por Irún, en el País Vasco, y no por Cataluña. Por lo que el “corredor mediterráneo” que tanto interesa a la burguesía española con sede en Cataluña, de la cual parte es abiertamente separatista, no se conectaría con China y no obtendría los beneficios directos de dicha conexión. Estados Unidos podría romper España por ahí para debilitar la conexión española de China con el Atlántico y con Iberoamérica.

3.- El tercer motivo, que no he visto comentado en ningún lado, tiene que ver también con la geopolítica, pero también con la ya mencionada hispanofobia. Hispanofobia no es, como con éxito logró propagar en redes sociales el Partido Popular hace unos días, el miedo, odio o aversión a España. No solo. La hispanofobia es, también, el miedo, odio o aversión, a todo lo derivado de España. Y ahí se contempla todo lo hispanoamericano, iberoamericano o latinoamericano. Se trata de un racismo sin complejos ante lo derivado de España, principalmente la inmigración hispana en Estados Unidos y el idioma español. Hay que recordar que el español, hoy, es el idioma nativo más hablado del Mundo tras el chino mandarín, y el tercero, tras este y el inglés, en número de hablantes totales. Más de 500 millones ya, y creciendo. El idioma español, a juicio de muchos grandes burgueses WASP estadounidenses (acrónimo de White Anglo Saxon Protestants), es una amenaza a la integridad e identidad del Imperio. Los hispanos son los nuevos bárbaros que amenazan la estabilidad de la nueva Roma, cuyo Mare Nostrum es el Atlántico. Y España, que ya no es el centro del mundo hispano, es, sin embargo, su raíz o núcleo. Y, a través de instituciones como la RAE, ampliada en la ASALE (Asociación de Academias de la Lengua Española, de escala universal), la rectora del idioma que atenta contra la identidad anglosajona (y germánica) protestante de los “padres fundadores” del Imperio Estadounidense.

El éxito del DIPLOCAT pagado por Soros entre senadores republicanos estadounidenses como Dana Rohrabacher se explica por la hispanofobia furibunda de buena parte del Partido Republicano yanki. Pero, también, en las filas del democratismo estadounidense puede verse esta hispanofobia, como prueban las numerosas entrevistas a separatistas catalanistas en el demócrata The New York Times.

¿Cómo se conectaría el separatismo catalanista con la hispanofobia yanki? El idioma español amenaza a Estados Unidos con una hipotética partición del mismo, que recuerde a los tiempos previos del Tratado de Guadalupe-Hidalgo de 1848 por los que, tras la Guerra Hispanomexicana, Estados Unidos se quedó con más de la mitad del territorio mexicano. Aunque hay dificultades para que el español crezca en Estados Unidos (diferencias entre generaciones a la hora de entenderse en el mismo idioma, abuelos hispanoparlantes con nietos angloparlantes y la generación de en medio de intérprete; expansión del inglés de manera acusada en el mundo hispanoparlante, incluida España), se calcula que para 2050 Estados Unidos podría ser el primer país hispanoparlante, por delante de México. Y la lengua trae tradiciones sociales, culturales, religiosas y (lo más peligroso para el Imperio) políticas distintas a las suyas tradicionales.

Una Cataluña separada de España, además de protectorado alemán, sería un miniEstado que, necesariamente, para insertarse en el mundo y separarse más de España, debería hablar inglés. Así pues, con la balcanización de España en miniEstados ibéricos, desconectados del mundo hispano, se conseguiría desconectar a España de la amenaza hispanoamericana a los Estados Unidos, en tanto España es la raíz o núcleo del cuerpo iberoamericano universal. De lo que se trataría es de alterar su curso para debilitarlo, minimizarlo. Por eso se fomenta desde universidades yankis (y, por tanto, desde el Estado y sus agencias de Inteligencia) el indigenismo, el izquierdismo postmoderno y las políticas de identidad, también étnicas, tanto en España como en Hispanoamérica. Balcanizando España, Estados Unidos desconectaría Iberoamérica de su principal conexión con Europa, y allanaría el camino para futuras balcanizaciones en naciones hispanoamericanas, buscadas desde hace tiempo (Balcanización de México; Balcanización de Bolivia; Balcanización de Venezuela; Balcanización de Brasil.

Los anglosajones consiguieron balcanizar el Imperio Español (y la nación española “de ambos hemisferios” de la Constitución de Cádiz de 1812) a comienzos del siglo XIX. Con proyectos como el separatismo catalanista, profundizarían en lo comenzado hace más de 200 años.

Si bien Rusia sigue siendo enemiga de Estados Unidos por la asunción en las elites imperiales de la teoría del Área Pivote de Mackinder, y China es el gran enemigo de Estados Unidos (más que el Islam) de cara a perder su hegemonía imperial por lo ya mencionado más arriba, el enemigo demográfico, cultural, social, y a la larga hipotéticamente también geopolítico-imperial, más peligroso para el Imperio sería el mundo hispano en general, y México en particular. Los hispanos en Estados Unidos son un peligro para lo que desde su independencia ha sido, y es, el Imperio. Por ello, minar todo aquello que pueda reforzar la posición hispana en el Mundo, incluido minar a España, interesaría a los Estados Unidos. Y por eso, la hispanofobia no es solo el miedo, odio o aversión de los separatistas catalanistas, y de otras autonomías, hacia España. Es, también, el muro que Trump quiere construir en la frontera con México o los campos de detenidos inmigrantes que el sheriff de Arizona, Joe Arpaio, ha mantenido durante 23 años.

El Imperio tiene claro su enemigo común. Los iberoamericanos, donde hay que incluir a los iberófonos europeos, asiáticos, africanos y oceánicos, parece que todavía no. Si hay un Risorgimento ameribérico en el futuro, este podría ser más duro de lo esperado, si la estrategia balcanizadora en España, México, Brasil, Chile, Bolivia o Venezuela triunfa, y si la población hispana en Estados Unidos es anglosajonizada y reducida a la misma posición socioeconómica y cultural tradicional de los afroamericanos.

Fuente.

domingo, 24 de septiembre de 2017

EL TEATRO DEL REFERÉNDUM EN CATALUÑA: EXCUSAS PARA UN “MAIDÁN”

Tal como lo vivimos en España, solo se habla del referéndum en Cataluña y las medidas y contramedidas de unos u otros para realizarlo o para impedirlo. No hay más temas en la agenda mediática y política. Esto ya debería dar pistas. Pero también, según parece, a nivel internacional se cree sin casi discusión el discurso sobre la veracidad de las hipótesis separatistas en Cataluña, y mucha gente piensa que esto trata sobre democracia y justicia, que hay un gobierno tiránico que impide votar a una región oprimida. Es muy lamentable ver como en diferentes países se creen realmente que el asunto en Cataluña trata sobre reivindicaciones democráticas populares. Nada más lejos de la realidad. Lo que tenemos es una disputa entre élites económicas, es decir una disputa entre burgueses, entre grupos capitalistas: Los que tienen su base en Barcelona, y los que tienen su base en Madrid. El resto, es puro teatro, y espero dar unas breves e iniciales pinceladas a todos los engranajes de esta teatralidad mediática.

Cuarenta años de cuentismo y teatralidad

Desde la época denominada como “la transición” (1975-1978) tenemos que en la elaboración de la nueva constitución española ya se implantó la semilla de las tan mediatizadas disputas políticas que ahora vemos. Desde el mismo principio de este sistema político, se decía que todos éramos iguales, pero, como en aquella famosa novela, los hay más iguales que otros. Y por un lado se nos mostró e incidió en los territorios de “Cataluña”, “País vasco” y “Galicia (con “Andalucía” a veces) como nacionalidades, mientras que el resto de España (“resto-España”) quedaban regiones sin ninguna identidad. A las supuestas nacionalidades se las privilegiaba desde el principio con más competencias, es decir, con poder económico para sus élites locales y que así se olvidaran del nacionalismo separatista, mientras que a las regiones se les negaban todos esos privilegios y desde aquel entonces se las señala como zonas sin personalidad ni motivos por los que quejarse desde esas mismas élites económicas que escribieron la nueva constitución y las nuevas leyes. Tal fue el reparto. Un elemento que en los medios de comunicación más importantes y los dirigentes de los partidos con más escaños, jamás mencionan, o si lo mencionan es muy lejano y siempre para reencauzarse hacia el enmarcado que han de mantener.
Al principio, se formaron tres comunidades autónomas (Cataluña, País vasco y Galicia) y no pensaban en formar más, pero finalmente y por presiones del PSOE, también metieron a Andalucía en el estrato de los privilegiados, ya que Andalucía era el feudo del PSOE y de hecho lo sigue siendo (lo cual es muy evidente). Pero por motivos que pueden ir desde la envidia entre élites hasta el encubrimiento aparente de estas desigualdades originarias, al final hubo “café para todos”, esto es, comunidades autónomas para todos. Sin embargo, más pareció el reparto de un botín de guerra que la creación de una democracia. Por un lado, anulando la existencia de León como reino y región más que histórico. Por otro lado, despiezando a Castilla en cinco partes (arrancando Santander y Logroño de Castilla la Vieja para contentar a la élite económica de Bilbao, y arrancando a Madrid de Castilla la Nueva para crear un feudo central aparte del entorno castellano). Así mismo, también olvidaron la existencia de Extremadura, y relegaron a Aragón al estatus de patio trasero de las élites capitalistas y partidistas con sedes en Barcelona y Bilbao.

Ante todo el poder

Los años pasaron, y el nuevo sistema empezó a funcionar con regularidad. Las viejas élites se reacomodaron y las nuevas élites también se acomodaron a sus nuevos asientos. Pero las nuevas élites no estaban nunca conformes, y siempre exigían más. Sobre todo las élites en Cataluña y País vasco, principalmente materializadas en los partidos de CiU y PNV, siempre querían más poder. Y el gobierno que hubiera en cada momento, acababa cediendo a las exigencias bajo amenaza de promover el separatismo por parte de esos partidos nacionalistas catalanes y vascos. Tiempo después, también se acababan concediendo esas mismas competencias al resto de comunidades autónomas (como por ejemplo, en temas de impuestos, sanidad, educación, etc.). Con lo cual, la situación se convirtió en un pedir sin parar, y en un conceder parar, sobre todo en el contexto de una minoría relativa en el gobierno de España, pues aquel es el momento en que los partidos nacionalistas separatistas siempre exigen al partido que vaya a hacerse con la presidencia, que el apoyo de esos nacionalistas lo tendrán a cambio de más poder para tales nacionalistas. Y siempre se repite la misma historia. Además, en caso de gobierno en minoría, tenemos este teatro de reclamaciones egoístas cada año por motivo de los presupuestos generales, donde también los nacionalistas separatistas exigían más “cacho” para sí mismos, mientras que no les importó jamás el destino del resto de los españoles.
Inclusive, con la descentralización de la competencia en educación, cada gobierno regional podía decidir qué se estudia en cada comunidad. Y no solo fueron las comunidades gobernadas por partidos nacionalistas las que se lanzaron a la carrera de inventarse su propia historia; sino que en cada comunidad se inventaron su propio relato autonomista, dando una imagen de “ancestralidad” de dichas autonomías.

La educación como piedra angular

Aquí tenemos el punto de partida para algunas de las cosas más ruidosas y distintivas en el tema “catalán” que en punto tan álgido se halla ahora, puesto que su élite económica regional con forma de partidos políticos “democráticos” se han dedicado a inventar un relato histórico a medida de sus pretensiones egoístas y privativas. No les importan los catalanes ni en lo más mínimo. Lo único que les importa es conseguir más dinero a costa de lo que sea.
Así empezaron a tejer –cual costureros– un nuevo relato histórico desde el gobierno autonómico catalán y desde toda la serie de organismos que crearon para acomodar a sus dirigentes y cuadros de partido. De tal manera, empezaron a transformar sucesos históricos en propaganda de lo más retorcida. Por ejemplo, convirtiendo una disputa dinástica del siglo XVIII, la guerra de sucesión de 1701-1714, en una “lucha por la liberación nacional”. Una disputa en que la élite catalana de la época, primero se posicionó mayoritariamente con el pretendiente francés, para luego pasarse al lado austracista (puesto que de nuevo, como en 1640, vieron que de Francia venía férreo centralismo). Finalmente, el pretendiente austriaco fue el perdedor, y sus partidarios de toda España acabaron en Cataluña, pues era lo último que le quedaba a esa facción monárquica. Todo terminó en 1714 con la rendición de los austracistas en Barcelona y su posterior exilio (porque eran partidarios de otro rey) o reinclusión en la élite dirigente local, como es el caso Rafael de Casanova, supuesto dirigente nacionalista catalán tal y como es descrito en las últimas décadas. Parece ser que la disputa ahora está en dilucidar si D. Rafael tenía carnet de CiU o de ERC (aunque esos partidos ni existieran en el siglo XVIII, pero qué importa ya puestos a inventar la historia).
Hablando de invenciones y tergiversaciones de la historia. Como decía anteriormente, existen tales manipulaciones en todas las autonomías, ya que no debemos olvidar que en todas las autonomías gobiernan élites económicas con forma de partidos “democráticos” que tienen exactamente los mismos valores y los mismos jefes. Todos son capitalistas y hacen lo que desde Washington o Bruselas les ordenen. Y en el caso de la comunidad autónoma de “Castilla y León” (que realmente ni es Castilla ni es León), hicieron su día grande de otra supuesta derrota de una lucha popular; es decir, de lo acontecido en 1521 que dio fin a la revuelta comunera. Otro suceso histórico tan retorcido y sacado de contexto que se ha transformado otra disputa medieval clásica por el poder entre un rey y unos nobles, en una lucha popular por derechos democráticos (algunos incluso parecen equiparar comunero a comunista). Suceso similar se da en el caso gallego con las “revueltas irmandiñas”, que también han acabado descontextualizadas y presentadas como una revuelta popular al más puro estilo siglo XX, cuando su origen y motivación es puramente medieval, y de hecho, en la edad media encontramos numerosos ejemplos de revueltas campesinas contra los abusos perpetrados principalmente por los nobles.

Historia de los manipuladores

Todas estas manipulaciones no son fruto espontáneo, ni tampoco son algo inventado por estos dirigentes económicos de nuestro tiempo. Ya quisieran –tal vez– tener el honor de ser “los manipuladores en jefe”, así serían los jefes de algo. Pero ni tan siquiera eso.
El siglo XIX es fundamental para entender la situación actual. Puesto que en Europa occidental fue un tiempo donde la monarquía cambió hacia el parlamentarismo (en algunos casos republicano), y también la burguesía acabó por reemplazar a la nobleza como clase dirigente. En vez de un rey, un presidente; en vez de unos nobles, unos burgueses. La nueva élite política convirtió lo económico en la medida de todas las cosas. Pero también, los burgueses ambicionaban los oropeles de la nobleza, que a pesar de decadente, nadie podía quitarles las viejas historias heroicas y leyendas, que más allá de lo aparente, también servían para justificar la antigüedad de una clase dirigente. En dos palabras, legitimidad histórica.
Los burgueses también empezaron con su carrera por hacerse, o mejor dicho, inventarse los fundamentos de su legitimidad, que debía tener tintes “populares”, ya que habían basado sus demandas (liberalismo) en la lucha contra el poder omnímodo de los reyes y nobles, y habían pugnado por libertades y derechos. Entonces, sus héroes históricos debían cumplir con esos requisitos de ser líderes que desde antiguo lucharon por derechos y libertades del pueblo. Así, los burgueses construyeron su legitimidad histórica, arraigada en sucesos del pasado de los que ellos se hacen herederos. Hay que considerar que la legitimidad histórica es la que aparenta mayor objetividad por provenir de un pasado (cuánto más lejano mejor), donde pretendidamente se hallan lo héroes y sus acciones que dan sentido al presente. Y sobre todo, da la apariencia de que la burguesía defiende una causa justa y popular, aunque en la realidad solo se preocupe por sus negocios y sus intereses, que suponen la explotación en primer lugar de las gentes a las que dicen representar.
En cuanto a su aplicación en España, se ve claramente cómo aquellas premisas decimonónicas se reflejan en el sistema político desde 1978 y cada burguesía local confecciona sus propios relatos épicos con los que justificar que están del lado de la “democracia”, de la “justicia” y sobre todo del “pueblo”.

Estar del lado del pueblo dinero

Concentrándonos en el tema de Cataluña, antes mencionaba que la burguesía se autoproclamaba como la fuerza defensora de la justicia y el pueblo. En el caso catalán tenemos que la burguesía dirigente desde 1977 ha promovido una inmigración siempre creciente hacia Cataluña, principalmente marroquí, aunque en las últimas décadas también se han sumado numerosos pakistaníes, indios, bangladesíes, y otras poblaciones africanas y asiáticas, que principalmente son de religión islámica.
¿Por qué ese afán por promover la inmigración masiva a Cataluña por parte de su élite local? En primer lugar, no se puede perder de vista que es una élite económica, cuyo interés está en acumular riqueza y propiedades, cuyo interés son sus negocios. Así pues, más inmigrantes significan la tenencia de una mano de obra mucho más barata, a la que contratar por más horas y menos sueldo, y además, con menos derechos laborales. Es crucial apuntar como los dirigentes políticos se aprovechan de población inmigrante desesperada, y también se aprovechan de la población española desesperada. La inmigración masiva siempre es una herramienta al servicio del capitalismo. Es más, también los emigrantes españoles son la mano de obra barata en otros países.
Estos dirigentes “catalanes” pensaban, y así lo han demostrado, que esos inmigrantes podían integrarse como “nous catalans”, es decir, nuevos catalanes, nuevos votantes del nacionalismo separatista. Su presencia en las manifestaciones independentistas es muy evidente. Y estos impulsos han llegado tan alto que incluso tenemos un senador de ERC que es de origen indio, el cual, llegó a España en 2005. También cabe mencionar la presencia de otros extranjeros al servicio de la causa separatista, como el actual teniente de alcalde de Barcelona, de origen argentino, o incluso, en otras regiones incluidas dentro del proyecto expansionista del separatismo “catalán”, denominado como “países catalanes”, tenemos en Alaró, isla de Mallorca, a un alcalde guineano separatista.
Estos ejemplos ilustran la manera en que estas élites económicas buscan para sí mismas, y también promueven que otros busquen la atracción y asentamiento de masivas poblaciones inmigrantes, para luego ponerlas al servicio de sus intereses económicos. Como en las invenciones de las manipulaciones históricas, también estos procedimientos son algo que ya existe desde hace décadas en Europa occidental y Norteamérica, donde los medios de comunicación y partidos políticos principales del sistema, exponen que tener un cargo político o un dirigente político inmigrante es algo muy bueno y que da diversidad o “hace justicia”, o también, toda crítica a un político así, siempre tiene “tintes racistas”. No olviden recordar cuando escuchen cosas así, que la distracción es una de las primeras herramientas que tiene el sistema capitalista, y se basan en apariencias para centrar el discurso público donde quieren llevarlo. Y eso siempre es lejos de la realidad y la raíz de las cosas. En este caso, disolución de la identidad de todos los pueblos para su integración en la “sociedad cosmopolita”, donde solo estén los valores del capitalismo (bajo la forma de derechos humanos y democracia) que cambian en función del lugar donde se hallen los intereses; y el uso de “palabras policía” para detener cualquier intento por escapar de las ambiciones de la élite capitalista, con la amenaza de burla y represión mediática e incluso penal.