Solzhenitsyn

“Los dirigentes bolcheviques que tomaron Rusia no eran rusos, ellos odiaban a los rusos y a los cristianos. Impulsados por el odio étnico torturaron y mataron a millones de rusos, sin pizca de remordimiento… El bolchevismo ha comprometido la mayor masacre humana de todos los tiempos. El hecho de que la mayor parte del mundo ignore o sea indiferente a este enorme crimen es prueba de que el dominio del mundo está en manos de sus autores“. Solzhenitsyn

Izquierda-Derecha

El espectro político Izquierda-Derecha es nuestra creación. En realidad, refleja cuidadosamente nuestra minuciosa polarización artificial de la sociedad, dividida en cuestiones menores que impiden que se perciba nuestro poder - (La Tecnocracia oculta del Poder)

lunes, 14 de mayo de 2018

Un ingeniero agrónomo que desmonta todos los mitos que rodean a los alimentos transgénicos


He leído, mejor escrito “devorado”, el libro Transgénicos ¿de verdad son seguros y necesarios? Muy nutritivo pues su autor, el ingeniero agrónomo y profesor de Química agrícola José Ramón Olarieta, escribe un ensayo breve y concreto, además de muy documentado, en el que desmonta punto por punto todos los mitos y demagogias varias que rodean a los alimentos transgénicos. Le entrevisto y ya veréis cómo alimentan sus palabras.

-Profesor Olarieta, ¿por qué los alimentos transgénicos no acabarán con el hambre en el mundo, principal argumento de sus defensores para promocionarlos?

Porque el hambre y la malnutrición “sólo” son un síntoma del problema real, que es el sistema socio-económico capitalista en el que vivimos.

Acabar con el hambre en el mundo ya fue la promesa de la la llamada Revolución Verde y 50 años después la cuestión todavía está pendiente, entre otras razones porque esta “revolución” fue un velo para tapar y desactivar las demandas de reforma agraria que se extendían en aquel momento por muchos países, igual que ahora los transgénicos mantienen el espejismo tecnológico de un futuro mejor para no afrontar los problemas socio-económicos de fondo.

Y en definitiva, porque los datos demuestran que no es así. En Estados Unidos, país donde más se cultivan transgénicos, el hambre ha aumentado desde 1996, fecha en que se comenzaron a cultivar comercialmente estas variedades, hasta nuestro días.

-Hay quienes argumentan que la mejora genética de los cultivos se ha hecho siempre, ¿cual es la diferencia con los transgénicos?

Con los transgénicos hay un salto cualitativo respecto a la mejora de variedades “tradicionales”. Y sin entrar en detalles más técnicos, hay dos cuestiones que lo demuestran. Por un lado, si uno de los lemas del discurso pro-transgénicos es que con estas variedades podemos conseguir cosas que con la mejora “convencional” no se podía, esto demuestra, ya de por sí, que hay un cambio cualitativo de una tecnología a otra. Y por el otro, los transgénicos están sometidos a un sistema de patentes, que implica, necesariamente, que hay algo totalmente novedoso en las variedades transgénicas, porque, de otra manera, no podrían acogerse a una patente.

-Para rebajar de algún modo el valor de la agricultura ecológica nos dicen que su producción es menor que la convencional y/o convencional ¿es esto cierto, por qué?

Los rendimientos, medidos como peso de cosecha por unidad de superficie, son, en general, mayores en la agricultura convencional que en la agricultura ecológica. Pero esta comparación, por un lado, es muy reduccionista si se queda únicamente en los kilos producidos por hectárea, ya que hay muchos otros criterios con los que evaluar un sistema agrícola, como la fijación de carbono en el suelo o el uso de energías fósiles y pesticidas y en los que la agricultura ecológica es más eficiente que la convencional.

Y por otra parte, esa comparación no se realiza en igualdad de condiciones, ya que la cantidad de dinero y recursos que se han destinado y se destinan a la investigación en agricultura convencional es muchísimo mayor que la que se dedica a la agricultura ecológica.

-También nos cuentan que los cultivos transgénicos necesitan menos fitosanitarios, menos productos químicos tóxicos que los cultivos convencionales ¿es cierto?


No. Los transgénicos tolerantes a herbicidas han hecho aumentar el uso de estos productos y en el caso de los transgénicos productores de insecticida, existe la trampa de que no se usan tantos insecticidas pero porque la planta ya los produce ella sola, con lo que la carga de insecticida en el medio no disminuye e incluso, puede que aumente en el futuro si se generalizan los transgénicos productores de varios insecticidas.

-¿Hasta qué punto el lobby, las puertas giratorias y los conflictos de interés con las empresas biotecnológicas condicionan las agendas internacionales en alimentación?

Como en todos los temas, es el capital el que determina el tipo de agricultura y el tipo de alimentación que se desarrolla, así como el tipo de investigación que se realiza en estos temas. Y las instituciones sólo son la correa de transmisión de esos planteamientos.

-Existen alimentos “funcionales” hechos con transgénicos, ¿qué ejemplos podría ponernos y cual es el problema de los mismos?

El término “alimento funcional” tendríamos que desterrarlo de nuestro vocabulario porque parece indicar que hay alimentos que no son funcionales, lo cual es una contradicción porque, por definición, un alimento alimenta y por tanto, es funcional. Lo que pasa es que el término alimento funcional sólo se aplica a alimentos que han sido sometidos a algún proceso industrial dando así la impresión de que los alimentos que vienen directamente del agricultor “no son tan buenos” como los que han pasado por las manos de la industria.

En cualquier caso, no existen alimentos funcionales transgénicos. Se ha hecho mucha demagogia con el llamado “arroz dorado” (un arroz transgénico enriquecido en vitamina A) pero todavía no se puede cultivar porque está en fase de investigación, como les pasa también a variedades transgénicas de maíz enriquecidas en vitaminas y minerales.

Una vez más parece que se nos quiere hacer creer que la única manera que tenemos de conseguir esa vitamina A es introduciéndola artificialmente en el arroz o el maíz, cuando ya tenemos muchos cultivos (los de hoja verde) e incluso variedades de arroz, ricas en vitamina A o en las diferentes vitaminas y minerales que necesitamos.

Una vez más la pregunta que tendríamos que hacernos es porqué hay poblaciones tan marginadas que no pueden acceder a una alimentación completa y en condiciones. La respuesta no tiene nada que ver con que el arroz pueda tener más o menos vitamina A y lo que nos ofrece la biotecnología parece más bien un ejercicio de cinismo si lo que pretenden es que las clases más marginadas puedan sobrevivir comiendo sólo arroz o maíz.

-Usted hace una acusación muy dura: “esta tecnología [los transgénicos] ha sido incapaz de dar ninguna variedad que solucione ningún problema significativo”, ¿puede explicarlo?

Hasta ahora prácticamente sólo existen transgénicos tolerantes a herbicidas y/o productores de insecticidas. Y ninguna de estas dos características tiene interés social. Los transgénicos tolerantes a herbicidas sólo facilitan el uso de herbicidas, con los riesgos que eso supone desde todos los puntos de vista y los transgénicos productores de insecticidas sólo le evitan al agricultor tener que comprar el insecticida. Pero más allá de eso no tienen ninguna utilidad.

Las promesas tantas veces repetidas de transgénicos resistentes a la sequía o a los suelos pobres no se han materializado nunca ni están en perspectiva. Por el contrario, se han obtenido decenas de variedades con estas características mediante métodos de mejora convencionales, con lo que se muestra que la llamada ingeniería genética es menos eficiente que la mejora convencional.

-Parece ser que la calidad de cultivos transgénicos se ha documentado que es peor que los mismos en convencional ¿es así, puede poner algún ejemplo? ¿Por qué hay agricultores que usan transgénicos entonces?

La “calidad” es un término demasiado general. Pero, por ejemplo, se está abandonando el cultivo de algodón transgénico en Burkina-Faso porque la calidad de la fibra de algodón es peor que la de las variedades tradicionales y tienen muchos problemas para venderla.

En el caso del maíz transgénico MON810 que está autorizado para su cultivo en Europa se ha comprobado que ya no tiene algunas proteínas que tenían las variedades originales y que, en cambio, contienen proteínas nuevas que, en algunos casos, se sabe que son “conocidos alergénicos”.

Las razones por las que los agricultores utilizan transgénicos son variadas. En África parecen estar relacionadas con las mayores ventajas que tienen por parte de las empresas que les compran la cosecha (en forma de créditos, por ejemplo). En la India permitieron al principio solventar el problema de las plagas producidas por la Revolución Verde, pero ahora se encuentran con que las plagas se han hecho resistentes a los insecticidas producidos por los transgénicos y el problema se ha reproducido… Y en el Valle del Ebro el maíz insecticida es el cómplice necesario para poder cultivar maíz cada año en cosechas tardías, el justificante, en fin, de una agricultura que pierde el norte.

-Nos intentan hacer creer que esta tecnología es la única basada en la ciencia pero usted escribe que carece de esa base científica, ¿cómo puede ser si las compañías no paran de ofrecer estudios publicados que supuestamente avalan sus actividades?

La ausencia de esa base científica es tan clara como que el maíz MON810 no tiene todos lo genes que teóricamente tendría que tener y a pesar de ello, “funciona”. Incluso el gen teóricamente responsable de que sea capaz de producir el insecticida Bt no está entero, pero el maíz produce este insecticida.

Si los transgénicos se empezaron a cultivar en EE.UU. en 1996 y en Europa en 1998, en 2007 todavía “no encontramos una explicación adecuada a las diferencias detectadas” entre el maíz MON810 y su variedad convencional, según un grupo de científicos que estudiaron el tema. Y hoy en día, todavía estamos igual. Recientemente, un intento de producir el arroz dorado en la India ha acabado produciendo variedades enanas y con raíces deformadas, sin que se sepa porqué. En definitiva, aprendices de brujo.

-¿Tan difícil es la coexistencia de cultivos convencionales, ecológicos y transgénicos; tan fácil es que estos últimos contaminen al resto?

No es difícil, sino imposible y por eso hemos perdido el cultivo de maíz ecológico en el Valle del Ebro. Ha habido ya muchos casos de contaminación de la cadena alimentaria por transgénicos, algunos incluso a partir de pequeños campos de investigación supuestamente muy controlados, otros por transgénicos que nunca se han llegado a cultivar comercialmente.

Y la contaminación se produce en todos los eslabones de la cadena de producción, empezando por la semilla, pasando por los campos de cultivo y acabando en el transporte y almacenamiento. También en la fabricación de piensos. Incluso en un país como Suiza, en el que está prohibido el cultivo y la importación de transgénicos, ya existen poblaciones de colza asilvestrada transgénica a lo largo de carreteras y vías de tren. Y en Estados Unidos llevan 15 años intentando eliminar sin éxito una gramínea transgénica tolerante a glifosato que se “escapó” de unos campos teóricamente controlados y se ha expandido por varios estados.
-¿Es interesada la “guerra de estudios científicos” pro y críticos con los transgénicos, sobre todo en lo referido a su seguridad? Porque parece claro que existe “siembra de dudas” en la población por parte de los científicos de las multinacionales agrarias transgénicas.

Son interesados los ataques premeditados y sistemáticos que han recibido los científicos que han realizado estudios que muestran los problemas de los transgénicos. Estas campañas se han ido repitiendo desde el año 1999, en que se crucificó al profesor Pusztai, hasta el 2012-13 en que consiguieron que una revista científica retirara un artículo del grupo científico del profesor Séralini publicado una año antes, a pesar de que el editor de la revista reconoció que no había nada incorrecto en los datos o en el artículo.

Con posterioridad, se ha sabido que ese editor estaba recibiendo dinero de Monsanto en aquel momento. En cualquier caso, el objetivo ha sido siempre esconder la escasa base científica de los transgénicos y sus múltiples problemas y riesgos una vez puestos en el campo y evitar cualquier sombra de duda que pudiera haber sobre ellos.

-¿Qué es y cómo puede explicarse se manera sencilla CRISPR o herramienta para la “edición genética”? ¿Cuales serían los usos más “perversos” que las compañías biotecnológicas están intentando darle?

Consiste en introducir en la célula moléculas de ARN y de la enzima “Cas”, de manera que aquéllas son capaces de “reconocer” genes de la célula que se quieren cambiar o eliminar completamente. La enzima entonces “corta” el genoma allí donde está ese gen. También se podrían añadir genes nuevos de esta manera. Se está hablando mucho de utilizar esta técnica para producir “impulsores genéticos” con el fin de eliminar especies invasoras, por ejemplo.

Se trataría de modificar el genoma de esa especie invasora produciendo un rasgo perjudicial para la especie de tal manera que este rasgo fuera heredado por todos los descendientes. Los riesgos que semejante operación tienen una escala global y las posibles consecuencias pueden ser catastróficas.

-Comenta usted que no hay garantías en los procesos de aprobación de los alimentos transgénicos ¿cómo puede ser eso?

Porque como se ha comentado antes, las instituciones sólo actúan como correas de transmisión de los intereses del capital. No han tenido ningún reparo en ir aprobando transgénicos sin tener la mínima información exigible sobre su funcionamiento. El maíz MON810 se aprobó en 1998 sin tener ni un sólo ensayo en Europa que midiera su posible rendimiento ni su comportamiento frente a la plaga que dice controlar y evidentemente, sin ningún estudio que analizara su posible toxicidad a largo plazo.

En 2004 todavía sabíamos “demasiado poco sobre su comportamiento en el campo”; en 2007 los científicos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria todavía mantenían que los genes nuevos introducidos en los transgénicos no podían pasar a la sangre porque se degradaban en el aparato digestivo, cuando en 1997 ya se había demostrado lo contrario; en 2008 nadie había estudiado todavía el posible efecto de ese maíz sobre una mariquita muy importante en el control biológico de plagas. Así toda la negligencia que se quiera, por no decir complicidad en el delito.

-¿Estamos hoy en día comiendo transgénicos sin saberlo?

Sí, porque mucho alimentos pueden contener una cierta proporción de transgénicos sin la obligación de reflejarlo en la etiqueta y porque los productos ganaderos obtenidos de animales alimentados con piensos que contienen transgénicos no son etiquetados en ningún caso.

Fuente.

jueves, 10 de mayo de 2018

SALAFISMO Y WAJABISMO: UNA CONFLUENCIA POR EL PETRÓLEO




22.02.2018
Gastón Pardo

Thomas Edward Lawrence (1888-1935), alias Lawrence de Arabia, fue un agente de la cancillería británica (Foreign Office). Figura central de la incorporación del Medio Oriente a los imperios francés y británico.

Vidal Solís, filósofo, 1967.

Salafismo y wajabismo: una confluencia por el petróleo

Una buena parte de los actos terroristas perpetrados por grupos que se califican a sí mismos de salafistas o de wajabitas, ramas de la religion musulmana, muy próximas una de la otra.

A mediados del siglo XVI, Mohamed ibn Abd al-Wajab (1703-1792) fundó la coriente islámica llamada wajabismo en el desierto del Nejd, en el centro de la península arábiga. Su objetivo es el de restablecer la tradición salafista. Hoy mismo ese movimiento, es una forma puritana y fundamentalista del islam sunita, que rechaza la lectura racional del Corán y de la tradición del profeta Mahoma. Los wajabitas extremistas interpretan literal y estrictamente las palabras coránicas.

Para ellos, una gran parte de las tradiciones del Profeta son infundadas, sobre todo las que conciernen a la educación moral y espiritual. Ibn Abd al-Wajab aseguraba que su teología era una forma purificada del islam que tenía la función de restablece entre los musulmanes los verdaderos principios de la fe. Los wajabitas, en tanto que islamitas radicales, aplican el tarib (la coerción) para imponer el islam, mientras que los musulmanes moderados se inclinan por la etabligh (persuasión).
Los wajabitas se propagaron en los centros de población a lo largo y ancho del desierto, donde atacaban a las caravanas y a los peregrinos chiitas. Los hombres solían ser degollados o apuñaleados, los bienes eran robados, y las mujeres y niños eran reducidos a la esclavitud.
En 1744, Ibn Abd al-Wajab se alió al jefe tribal Mohamed ibn Saud (1710-1765), para hacer del wajabismo no un simple movimiento religioso, sino un movimiento político, como lo es aún hoy. Extendió su dominio armado en la Arabia oriental, Ibn Saud se comprometió a propagar el wajabismo.

La llegada de los imperialistas británicos

El Imperio británico, a mediados del siglo XIX controlaba grandes extensiones de Asia. La India tuvo necesidad de asegurar sus rutas comerciales hacia Europa. Los británicos firmaron un acuerdo con los jefes des tribus ocupantes de los territorios situados a lo largo del litoral del mar Rojo, del mar de Oman y del golfo Pérsico: armas y oro fueron distribuidos alegremente, lo mismo que las promesas de protección militar; a cambio, esas tribus debían evitar que las otras potencias coloniales (en particular el imperio otomano) de acecaran a esas tierras.

Las regiones que interesaban a Inglaterra como zona de seguridad carecían de real significación estratégica hasta que Alemania dio a conocer el proyecto de la construcción de la línea ferroviaria Berlín-Bagdad, al inicio del siglo XX, con la cual los británicos pederían la iniciativa en el control de grandes volúmenes de petróleo que serían descubiertos en el subsuelo de países como Irak y Arabia Saudí. Los británicos utilizaron a la perfección el método de dividir paa reinar provocando el enfrentamiento de unos jefes tribales con otros o bien apoyando a unos contra otros. Las tribus quedaron así totalmente dependientes de los británicos.
El irreverente intervencionismo anglosajón en el Medio Oriente se repetiría simultáneamente en México. El salafismo en el suelo mexicano consistió en la implantación en suelo nacional de una multitud de dispositivos de acción geopolítica a cargo de antropólogos de "ideas avanzadas", de una diversidad religiosa agresiva, lanzada a la sombra del Plan Cicinnati (1914), que dividió a México en zonas de influencia de las denominaciones del protestantismo histórico. Atrás de éstas llegarían los movimientos pentecostales, que forman la mayoría del movimiento llamado evangélico. Más tarde los movimientos paracistianos aparecerían con gran fuerza acompañando a modelos de vida anglosajones a través de grupos como la Iglesia de la Unificación, el mormonismo y los testigos de Jehová. Entre otros.
A partir de 1880, la alianza Saudíwajabita comenzó a ocupar los territorios otomanos de los países que hoy se llaman Irak, Siria y la parte occidental de Arabia, donde se encuentran La Meca y Medina. A falta de medios financieros y del material de guerra moderna necesario para confrontar al imperio otomano, el jefe Abdel Aziz Ibn Saud (1880-1953) se apoyó en los británicos para ganar su simpatía con la mirada puesta en el futuro.

Pragmatismo islamista y colaboración con los infieles

La dependencia árabe de los infieles y los imperialistas empezó a ser moneda corriente de los yijadistas salafistas, que alegaban que esa subordinación es adecuada en tanto que beneficie a la causa. Ese pragmatismo fue elaborado por el erudito religioso Mohamed Abduh. Este personaje participó en la sublevación egipcia de 1882 contra la ocupación británica, a consecuencia de lo cual encontró asilo en Líbano.

Los franceses, que pugnaron por el control del Medio Oriente ante el plan arollador de los británicos, introdujeron a sus comparsas en una logia masónica a la que dedicaron como fuente propagandística antibitánica. Abduh regresa a Egipto para ser no sólo perdonado por los británicos, que controlaban el país, sino que fue nombrado juez y más tarde el gran mufti (el puesto religioso más elevado de Egipto) después de que prometió al procónsul británico de Egipto que no se mezclaría en política. Pero su sola presencia era de suyo apaciguadora.
Las ideas políticas de Abduh tuvieron más tarde gran influencia en el fundador de la organización de los Hermanos musulmanes en Egipto, Hasan al-Banna. Los Hermanos Musulmanes siguieron las mismas creencias fanáticas y el mismo pragmatismo que los wajabitas, convirtiéndose también en fieles coadyuvantes del Imperio británico.
Después del acuerdo Sykes-Picot

Al firmarse el acuerdo Sykes-Picot en 1916, los británicos y los franceses decidieron repartirse las partes restantes del Imperio otomano después de la Gran Guerra, dejando sin efectos las promesas de independencia que habían sido hechas a los árabes que ayudaron en la lucha contra los turcos. Al salir de la Gran Guerra, ambas potencias agotadas económicamente se enfrentaron a rebeliones armadas en Afganistán, Turquía, Irak, Siria, Palestina y Egipto.

Los rebeldes fueron sometidos por la fuerza, pero el colonialismo militar no podía durar mucho más. Francia y la Gran Bretaña decidieron entonces aplicar un estatuto que implicara una independencia a medias para los diferentes países, instalando reyes árabes para dirigir cada país, aunque bajo mandato bitánico.

El engranaje político del diseño británico

En Nueva York, 1916, el Servicio de informaciones alemanas editó el libro Revelaciones de un espía internacional. Su autor I.T.T. Lincoln, un judío que trabajó en el servicio exterior británico. Fue distribuído en México por la sucursal del SIA.

En el libro no es mencionado una sola vez ese país llamado México que había comenzado a parfilarse como potencia petrolera al comenzar su explotación de los hidrocarburos en la zona huasteca en 1901. No obstante, a la luz de los hechos narrados en esas Revelaciones, se explican algunas circunstancias de las que ni siquiera la historia nacional menciona en el presente.

Lincoln fue miembro de los servicios secretos de Gran Bretaña en posiciones de la cancillería. Y dentro de ellos ocupó un lugar destacado en el partido de la paz que a toda costa se empeñaba en evitar que los belicistas británicos se salieran con la suya haciendo la guerra a Alemania.

Dice Lincoln en una página inicial de su libro: “Sería del todo injusto e injustificado vituperar al pueblo inglés por esta guerra (Se refiere el autor a La Gran guerra de 1914 – 1918) No son ni el pueblo ni el Parlamento, ni siquiera el Gabinete quienes tienen la responsabilidad. Esta se concentra a las puertas de un grupo de individuos, quienes teniendo en perspectiva un determinado objeto, decidieron seguir cierto recurso, y por su influencia en aristocráticos y políticos círculos urdieron una sutil trama de complots e intrigas a las que últimamente orillaron al mismo Gobierno.
“La trama antigermánica urdida por Inglaterra después de la exaltación de Eduardo VII y el retiro de Lord Salisbury, no fueron una deliberada o meditada política del gobierno británico, sino la obra de unos cuantos individuos que compusieron últimamente la oficial política del Gobierno. El jefe de los complotistas más bien conspiradores fueron el rey Eduardo, Sir Carlos Hardinge, Sir Francisco Bertie, Lord Esher y Lord Roberts”.
Asegura Lincoln que se acercaron a él un grupo de influyentes y distinguidas personalidades que estando convencido de los peligros de la política extranjera de Eduardo VII con sus aliados decidió vigilar su desarrollo detrás de bastidores para contrariar sus belicosos proyectos”. El grupo utilizó como medio de identificación la letra D. Y los corrillos eduardistas y el grupo D se hicieron la guerra subterránea, fuera de la mirada pública. “Si Sir Enrique Campbell-Bannerman hubiera vivido unos cuantos años más los proyectos antigermánicos no hubieran originado la guerra”, dice nuestro autor.

Para contrarrestar la actividad del grupo D se agudizó un conflicto en los Balcanes que dio al traste con el plan de establecer un entendimiento angloalemán. Llegó un momento en que el propio grupo D estuvo convencido de que la guerra era inevitable.

Coincidieon con los belicistas británicos los los chovinistas franceses y los paneslavistas rusos. Francia, como se vio en el engranaje de intrigas inglesas desplegadas en el Medio Oriente apuntadas arriba, fue arrinconada para jugar un papel secundario en el desencadenamiento de la guerra que salía al paso del plan alemán de construcción del tren de Bagdad con derivación segura a Kuwait.
Lincoln confirma de tal manera el análisis hecho casi un siglo más tarde por el equipo de analistas y políticos franceses capitaneados por el filósofo Jacques Cheminade, de quienes hemos tomado algunas informaciones transcritas arriba. Además, Lincoln confirma la idea de la bestial conducta ante las riquezas de los puebloes que han caído bajo su potencia.
México en el engranaje de control de hidrocarburos

En 1982 aparecieron las dos partes del libro La guerra secreta en México, publicadas por ERA. Obra de Friedrich Katz, de la Universidad de Chicago.

Lamentamos en ambos libros la sobriedad de las evidencias documentales, tan exageradas que hacían inevitable que el lector perdiera de vista el dato de que el canciller del Imperio Athur James Balfour se ocupó de México y de su petróleo en 1918. Es decir, en 1917 nada en lo concerniente al petróleo mexicano llama la atención del jefe de la diplomacia británica, según Katz. Pues bien, ese dato es falso de toda falsedad.

Por lo menos desde un año antes Balfour no sólo conocía la importancia de los yacimientos petroleros mexicanos, sino porque los conocía intentó una maniobra de descalificación del gobierno de Venustino Carranza consistente en captar al general Félix Díaz para encabezar una conspiración que le diera el triunfo militar sobre los revolucionarios. Félix Díaz, militar modélico, rechazó la proposición de Balfour de una manera clara e inequívoca. Díaz es un héroe desconocido de la historia de México.
El documento que fue recibido por Félix Díaz fue firmado por Balfour y por dos socios: Tardieu por Francia y House por Estados Unidos. La lista es encabezada por Balfour, por Inglaterra. El documento fue recibido por el general Díaz en su campamento en Xalapa, capital del estado de Veracruz. El mensaje simplemente ofrece apoyar al general Díaz lesionando la dignidad nacional.
Tratado Secreto entre los Estados Unidos de Norteamérica y los aliados contra México y Centro América

Artículo I. La situación de preponderancia de Estados Unidos en México es reconocida por Inglaterra y Francia; por lo tanto, se comprometen a que las reclamaciones de sus nacionales que provengan por empréstitos, indemnizaciones, ventajas comerciales u otras cualesquiera contra México, sean recomendadas a Estados Unidos para que estos puedan ejercitarlas y hacer la correspondiente presión contra Carranza.

Artículo II. Estados Unidos se comprometen a lograr el pago efectivo y el reconocimiento de esas obligaciones de franceses e ingleses.

Artículo V. Inglaterra para sostener la situación predominante petrolera necesaria para su consumo, se quedará con las propiedades y territorios de Mesopotamia, Rusia y Rumania, y Estados Unidos se comprometen y grantizan a Inglaterra la ilimitada exportación de petróleo proveniente de México, para cuyo objeto utilizarán, llegado el caso, fuerzas de mar y tierra contra Carranza. Los Estados Unidos equiparán una expedición armada para ocupar en dado caso la región de Tampico, a fin de asegurar la provisión de petróleo a Inglaterra, y si la ocupación originase algún conflicto con el Japón, las flotas americanas e inglesas se reunirán para combatir a ese país. Inglaterra retendrá Constantinopla como base de su flota para resguardo de los intereses petroleros en Rusia y para hacer efectivos los intereses petroleros mexicanos.

Artículo IX. Los Estados Unidos adquirirán el control de los ferrocarriles mexicanos y del Istmo y de esto tendrán todavía un convenio especial sobe los bienes ingleses que en esos ferrocarriles se encuentren. Los Estados Unidos harán al Gobierno de México las reclamaciones sobre los intereses de las citadas empresas por encargo especial de Inglaterra y Francia.

Artículo X. Inglaterra y Francia están conformes en que los Estados Unidos pueden extender sus expansiones territoriales hasta el Canal de Panamá, sin necesidad de arreglo posterior sobre este punto de la Entente. Estados Unidos se comprometen, siguiendo la política acordada, a conceder determinado apoyo financiero a Félix Díaz para evitar que crezca la fuerza de Carranza.

El documento está datado en Washington en mayo (sín día) de 1917.

jueves, 3 de mayo de 2018

Tráfico de órganos: las culpas de Israel nunca purgadas

El tráfico de órganos en Italia, Brasil y Palestina tiene un denominador común: la participación de ex funcionarios israelíes pillados con las manos en la masa. La justicia no llega para un número indeterminado de familias que perdieron a sus hijos y cuyos cuerpos fueron encontrados abiertos, sin riñones; otros, con engaños, fueron trasladados a Sudáfrica, donde también fueron sacrificados.

Un negocio bajo el nombre falso de “extracciones”: desde Palestina hacia Italia, pasando por Brasil. La realidad es una construcción social. Sin embargo, es imposible ocultar la verdad.

Italia es el país donde la demanda y la oferta de órganos humanos se mueven desde la sombra desde hace muchas décadas. Y esto, gracias a la impunidad que cubre las actividades ilegales y criminales sionistas, que han sido protegidas por integrantes de los servicios de inteligencia militares de Tel Aviv.

Las barbas y las pelucas finas que ocultan la Estrella de David son culpables de grandes atrocidades. Entre éstas, por cierto, el secuestro y la desaparición de Mordechai Vanunu en 1986, en Italia. Aquí el Mosad israelí (HaMosad leModi’in ulTafkidim Meyuhadim, el Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales de Israel) hace lo que le da la gana desde más de medio siglo, como queda demostrado con las masacres de Argo 16 y de Ustica.

El comercio de órganos humanos está protegido también por los altos mandos de la casta política italiana. Vaya la coincidencia –propio en Italia–, de acuerdo con los informes del Ministerio del Interior, desde el fin de la década de 1980 el número de niños (incluidos aquellos italianos) desaparecidos y nunca y jamás encontrados, resulta en crecimiento exponencial.

En Roma, en el aeropuerto de Fiumicino, el 6 de junio de 2013, la policía de migratoria detenía y arrestaba a Tauber Gedalya, ex alto mando de las Tsahal (Tzava Hahagana LeYisrael, las Fuerzas de Defensa de Israel), y buscado con un código rojo por la Interpol.

El verdugo no se encontraba en Italia por vacaciones, sino por negocios, o más bien para cazar carne fresca, ya que en Italia está activa una red de aprovisionamiento humano que se encuentra exclusivamente en los centros de recepción para menores migrantes que no están acompañados, verdaderos “campos de concentración 2.0” que están bajo la dirección del Palazzo de Viminale (sede el Ministerio del Interior del gobierno italiano).

Ninguna fuerza política en Italia, desde el ex presidente del Consejo Matteo Renzi a el exministro del interior Alfano, desde las fuerzas de la supuesta oposición, desde el M5S hasta Salvini, nunca y jamás han presentado en todos estos años ni siquiera un acto parlamentario respecto a esta materia. ¿Por qué la fiscalía o el parlamento italiano no inician una investigación para abrir la caja de Pandora? Y, sobre todo, ¿por qué los italianos no salen a las calles para detener esta masacre?

Una de las últimas relaciones del Ministerio de Políticas Sociales habla por cierto de la desaparición en los primeros 5 meses de 2016 de 5.241 menores, definidos como “imposibles de encontrar”, pero a los que ninguna autoridad italiana está buscando. En 2015, de acuerdo con datos oficiales e institucionales, en Italia desaparecieron más de 12.000 niños.

El antes mencionado criminal israelí fue detenido por casualidad, gracias a una tremenda corazonada de un policía italiano, Antonio Del Greco, el cual se dio cuenta de algo sospechoso en su pasaporte. Una mirada nerviosa en el pasajero del vuelo Boston-Roma de la compañía italiana, en ese entonces Alitalia, un control por internet y ya tenía la respuesta. El hombre de 77 años, Tauber, en la clandestinidad desde 2010, era buscado por la policía de todo el mundo y luego de una orden de detención internacional emitida por el Estado brasileño de Pernambuco.

El “señor de los órganos” puso en pie a esta organización criminal hace más de 10 años desde las regiones nororientales de Brasil, aprovechándose de la grave situación social, y organizando la aportación de órganos humanos explotados en por lo menos 19 ciudadanos de aquel país, ya que sólo de este número de personas se han encontrado hasta ahora las pruebas.

La metodología era muy sencilla. Una vez identificado el objetivo, el cerco se realizaba mediante de una propuesta en dinero, entre 6.000 y 12.000 dólares. Luego se ponía bajo atención médica (una serie de exámenes en clínicas). Y una vez firmado el contrato, se le llevaba por avión a Sudáfrica, donde con la complicidad de unas cuantas clínicas y médicos, se terminaba el trabajo de extrayendo los riñones.

También el rabino Levy-Izhak Rosenbaum, residente en Nueva York, fue detenido en 2009 bajo la acusación de tráfico de órganos humanos. En 2012 fue por fin condenado a sólo 2 años y medio de cárcel. Una investigación periodística destaca que los israelíes son los protagonistas principales a nivel mundial en el tráfico internacional de órganos.

El periódico estadounidense The New York Times publicó un reportaje –en agosto de 2014– en el que se documenta que los intermediarios en la venta de órganos en Israel han lucrado fuertes cantidades de dinero.

Según otra investigación del New York Times sobre los más importantes casos de venta de órganos desde el año 2000, los israelíes han tenido un papel protagonista en el tráfico de órganos.

Sobre la cuestión de las extracciones no autorizadas de órganos, por parte de Israel, el estadounidense Buró Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) ha investigado también por casi 10 años. En este caso no sólo los palestinos eran víctimas.

Hay que volver atrás en el tiempo, hasta el 1992, cuando el entonces ministro de la sanidad israelí, Ehud Olmert, lanzaba una campaña donde se intentaba solucionar el problema de la insuficiencia de órganos, integrando a los donadores de órganos en un registro. Desde ese momento, empezaron a desaparecer jóvenes palestinos en varias aldeas y pueblos de la Cisjordania y de Gaza. Los militares israelíes los regresaban sin vida y con los cuerpos abiertos.

Por muchos años, desde 2001 hasta hoy, circulan no pocas acusaciones contra el patólogo de Estado israelí, Yehuda Hiss, sospechoso de hurto de órganos. Hiss fue director del Instituto forense Abu Kabir de Tel Aviv. El descubrimiento de la presencia de órganos humanos conservados en manera ilegal en dicho instituto llevó al miembro de la Knesset, Anat Mayor, presidente de la Comisión científica del parlamento, a pedir la suspensión inmediata del director, el profesor Yehuda Hiss. Las autoridades fueron puestas en alerta sobre esta conducta sospechosa de Hiss ya desde el 1998, pero hasta el 2001 no abrieron ninguna investigación contra éste.

En 2001 una investigación del Ministerio de la Sanidad israelí descubrió que Hiss fue parte por muchos años del retiro de órganos en niños, como piernas, ovarios y testículos sin la aprobación de los padres. Y luego participó en la venta de estos órganos en escuelas de medicina, donde venían siendo utilizados para investigaciones y cursos universitarios.

Hiss, que fue nombrado jefe en Patología en 1998, nunca fue inculpado por dichos crímenes, pero en el 2004 fue obligado a dejar la dirección de la morgue nacional luego de muchos años de protestas. Sin embargo siguió siendo el jefe de Patología y, en pocos años, volvió a asumir la dirección del Instituto Forense, a pesar de que en 2009 fue nuevamente inculpado de haber colaborado en la extracción de órganos de mártires palestinos –que habían participado en operaciones militares contra Israel–, con el fin de venderlos en hospitales israelíes.

Fuente.

sábado, 28 de abril de 2018

Fue el financiero Soros y no Rusia quien influyó en el conflicto de Cataluña

DE ACUERDO CON UN INFORME DE INTELIGENCIA PRIVADO AL QUE HA TENIDO ACCESO CONFILEGAL

El multimillonario inversor, George Soros, y sus fundaciones, está detrás de todo el conflicto catalán, según el informe que publica hoy Confilegal.

Por Yolanda Rodriguez Y Carlos Berbell
“El golpe secesionista catalán no habría sido nunca posible sin la colaboración plena del entramado del financiero, que no filántropo, George Soros y de sus redes. Ello implica la activación de su muy característico modus operandi y de una financiación apropiada a través, entre otros, de la puesta a disposición de dicho conglomerado secesionista, de su complejísima red global de ONGs y ‘think tanks’ (grupos de generación de ideas) locales y globales, guiados adecuadamente desde el observatorio principal de su Open Society Foundations”.
Esta es la conclusión a la que llega Juan A. de Castro, analista de inteligencia privado y profesor universitario, en el informe “Agentes oscuros y hostigamiento en la zona gris”, un estudio sobre el papel del multimillonario estadounidense, de origen húngaro, George Soros, entre septiembre y diciembre de 2017, en la escalada del conflicto en Cataluña, partiendo de fuentes abiertas u OSINT (acrónimo en inglés de Open Source Intelligence).
“Todas las evidencias recabadas y analizadas muestran un nivel elevado de certeza” lo que induce a concluir la “alta probabilidad de que en realidad la injerencia en Cataluña haya sido iniciada, y esté siendo llevada a cabo, por George Soros y sus fundaciones y no por el gobierno deVladimir Putin“, añade la también analista Aurora Ferrer.
De acuerdo con dicho informe, a principios de octubre se detectó un 
“aumento exponencial de indicadores de desinformación que enturbiaron notablemente el escenario (‘fake news’, contradicciones, mentiras, omisiones, confusión, alteración de imágenes, alteración de la percepción pública…), especialmente tras los hechos acontecidos el 1-0”.
Algunos periodistas, como “Clara Jiménez, quien coordina la popular cuenta de Twitter ‘Maldito Bulo’ (encargada de poner en evidencia noticias falsas e informaciones inexactas) llegaron a declarar a la AFP, alertados por la gran cantidad de ‘fake news’ que circulaban que ‘nunca habían visto algo similar en España”.

Aurora Ferrer y Juan A. De Castro, los dos analistas de inteligencia privados que han realizado el informe sobre Soros.
Reporteros sin Fronteras (RSF) también alertó de hostigamiento informativo. Lanzó, incluso, una nota de prensa “‘denunciando campañas de ciberacoso’ por parte de la Generalitat”.

Cataluña, un intento de “revolución de color”

Para ambos analistas, la hipótesis de la injerencia rusa, abrazada incluso por el Gobierno, no tiene ninguna base. Lo que sí emergió, en cambio, en el trabajo de campo, fue un fuerte patrón de lo que parecía una “revolución de color” en Cataluña.

Esta descripción, “revolución de color”, comprende una serie de protestas en apariencia pacíficas que a pesar de parecer “espontáneas” y de ser cubiertas por los medios como meras “protestas populares”, la realidad es que han sido diseñadas y financiadas desde el extranjeros con la misión de provocar cambios políticos, como la desestabilización de gobiernos, la ruptura de la integridad territorial de un país, como el caso de Cataluña en España, la supresión de gobiernos ‘incómodos’ para ciertas élites internacionales o para presionar a gobiernos.

Toman el nombre de las protestas que se llevaron a cabo en las repúblicas que formaban la URSS tras su desaparición.

Por ello, consideran que lo que está sucediendo en Cataluña es, en opinión de ambos, una “revolución de color (revolución ‘amarilla’) en la más pura tradición de los operativos propios a entramados de George Soros”, señalan, aunque con un patrón algo diferente.
“Porque la participación del gobierno norteamericano o de la OTAN, ya sea a través de ‘think thanks’ interpuestos o de financiación directa no aparece. Todas las evidencias llevan en cambio a pensar que se trata de una estrategia de Soros desligada de los intereses norteamericanos, pero sí enmarcada en sus planes para la instauración de un ‘Nuevo Orden Global’ con la fragmentación y desestabilización de Europa como principal premisa, y su propia búsqueda de beneficios activando la estrategia especulativa ‘sorosiana'”, indica De Castro.
La fragmentación de España y el debilitamiento de Europa

Y continúa: 
“La fragmentación de España constituiría la antesala de las de otras regiones potentes europeas en el marco de sus respectivas naciones. La secesión catalana sería uno de los pasos de Soros tras el Brexit o los esfuerzos por generar conflicto en Europa a través de ‘lobbies’ a favor del creciente flujo migratorio de Siria hacia Europa (generador de corrientes extremistas capaces de fragmentar ciertos países de Europa)”.
“De esta forma, se abriría la posibilidad de desarrollar ‘un mercado global en el que la debilidad de las regiones permitiera la supremacía de los negocios sin trabas gubernamentales”, afirma el analista.
Para conseguir estos fines, personas como Soros despliegan la mayor parte de sus estrategias de presión a través de su fundación personal, Open Society Foundations (OSF), la cual conforma un entramado de relaciones, empresas, fondos de cobertura, ONGs y otras entidades que, gracias a información privilegiada, dinero y contactos, ayudan notablemente a conseguir cualquiera de sus fines.

Pero sin olvidarnos que se trata de personas y entramados que operan siempre dentro de lo que en inteligencia se denomina zona gris. 

Reconstrucción del entramado de empresas, ONGs y personas que rodea a George Soros, según los analistas.
GRÁFICO PARA DESCARGAR: SorosCAT_grafo

Quién es George Soros

Conocido como el “mayor financiero del siglo”, George Soros, de 88 años, de origen húngaro y nacionalidad estadounidense, fue el pionero de la creación de los llamados “hedge funds”, o fondos de cobertura. Gran parte de su éxito se debe a que se mueve como pez en el agua en lo que se denomina la “zona gris”, donde los vacíos legales nacionales e internacionales son terreno propicio para alcanzar sus fines.
“Este tipo de prácticas filoilegales permitieron que George Soros se lucrase a costa de hundir la libra esterlina (Banco de Inglaterra) sin que dichas acciones tuvieran una respuesta jurídica por falta de regulación”, explican.
Una acción que repitió en 1992 en Italia, en una operación muy similar, que hundió su economía.

Según el informe, la mayoría de las estrategias que despliega Soros en la “zona gris” provienen de su fundación personal, la Open Society Foundations (OSF), 
“la cual conforma un entramado de relaciones, empresas, fondos de cobertura, ONGs y otras entidades que, gracias a información privilegiada, dinero y contactos, ayudan notablemente a conseguir cualquiera de sus fines”.
Este tipo de instituciones permiten la llegada de ayuda humanitaria y la lucha por distintas causas y derechos sociales en el mundo, pero también permiten que personas de menos filantropía actúen bajo la apariencia de estas entidades para conseguir objetivos muy distintos a los que publicitan.

El primer ministro de su país de nacimiento, Hungría, Viktor Orban, asegura que las ONGs financiadas por Soros funcionan “como una mafia”.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, calificó la Open Society Foundations (de donde nace la estructura de las ONGs de Soros) como “grupos indeseables”; ha prohibido a los ciudadanos rusos y a las entidades jurídicas que participen en actividades promovidas por el magnate.

Zona Gris y hostigamiento

Tanto Ferrer y De Castro llaman la atención sobre la peligrosidad de esta “zona gris”, 
“un espacio de riesgo donde tienen lugar estrategias y maniobras de hostigamiento que se encuentran entre la guerra y la paz y que se producen sin que medie ningún cambio en las relaciones diplomáticas”.
En ella ya no operan solo los estados, 
“sino entes privados con distintos objetivos geopolíticos y geoeconómicos, cuya estrategia pasa por desestabilizar naciones a través de herramientas típicas del hostigamiento como la desinformación, la manipulación, los ciberataques, el ciberespionaje, o el mecenazgo de falsas causas radicales prefabricadas, que tienen como finalidad fracturar pueblos y comunidades enteras a través del caos y las terribles consecuencias que este ocasiona en la sociedad (odio, movilización, conatos de violencia)”.
En su estudio ponen como ejemplo de estas situaciones la presunta injerencia rusa en las elecciones norteamericanas, el poder ejercido por Cambridge Analytica frente al Brexit y la campaña de Donald Trump o el hostigamiento de George Soros en lugares como Angola, Rusia, Ucrania y Cataluña.

Para ellos no se da un único tipo de hostigamiento, sino que éste se produce de forma conjunta y coordinada. Hablamos de hostigamiento informativo, económico y “el no violento”.

Hostigamiento informativo, generar un discurso

Definido como el conjunto de tácticas que operan dentro de la zona gris y que tienen como objetivo desestabilizar un estado o crear una situación propicia a sus intereses mediante la información.
“La estrategia pasa por hostigar, intoxicar, cegar y alterar la percepción de la sociedad civil con respecto a cuestiones determinantes para una nación mediante el tratamiento previo de la información que se le transmite por diferentes cauces, discursos tóxicos o el mecenazgo de falsas causas prefabricadas con tendencia radical. También entraría dentro de esta acepción la destrucción, alteración o manipulación de los procesos basados en información, redes informáticas, redes móviles e Internet con el fin de acceder, manipular o filtrar material privado o clasificado de distinta índole”, señalan.
Para ello se emplean “medios amigos”, que comparten los mismos intereses y son capaces de colocar un discurso creíble que sea “comprado” por alguna corriente política y por un sector de la sociedad.

Como por ejemplo lanzar noticias sobre la supuesta injerencia rusa en Cataluña, desmentida desde el Ejecutivo y desde el Kremlin, pero que tras la publicación de varios artículos en el diario “El País”, y con la colaboración de un informe del Real Instituto Elcano, un “think-tank” de estudios internacionales y estratégicos que analiza el mundo desde una perspectiva española, europea y global, el cual creó todo un revuelo mediático cuando dio por cierta la implicación del Kremlin en Cataluña.

Otros apoyos

De todos es conocido que la televisión catalana (TV3) está subvencionada por el Govern e indirectamente sus colaboradores, que suelen ser próximos a las tesis del ejecutivo independentista.

Según un informe de la Guardia Civil, el productor audiovisual y fundador de Mediapro, Jaume Roures, podría haber formado parte del “comité ejecutivo” del ‘procés’ y del referéndum del 1-O, lo que consta en el documento EnfoCats, supuestamente la hoja de ruta soberanista que fue incautada a Josep Maria Jové, mano derecha de Oriol Junqueras cuando era vicepresidente de la Generalitat.

El magistrado instructor de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que es el que investiga el “procés”, en algunos de sus autos ha indicado que EnfoCATS “tiene una importancia central porque revela la existencia de un “Comité Estratégico”, del que formaban parte el entonces vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y los dos “Jordis”, Jordi Sánchez, entonces presidente de Asamblea Nacional Catalana, y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, las dos asociaciones que han jugado un papel central en todo el proceso separatista.

Dicho Comité Estratégico desempeñó “una función definitoria de cómo y cuándo llevar a término cada una de las actuaciones del proceso”, indicaba el auto.

Hostigamiento no violento
Aunque parezca una paradoja, -e incluso no cueste creerlo-, algunas de las tácticas empleadas por personajes como Gandhi o Nelson Mandela, también se usaron con fines tan nobles como acabar con el apartheid o para tratar de democratizar sociedades con un terrible pasado, pueden ser un arma de doble filo y usarse con fines tan ilegítimos como desestabilizar una nación por intereses personales.

En este contexto, estos analistas en inteligencia definen 
“el hostigamiento no violento y/o falsa filantropía” como acciones enmascaradas a través de tácticas inicialmente diseñadas para estimular el activismo de la sociedad civil frente a actos que se perciben como antidemocráticos del poder político”.
Incluso, prefabricarán una causa, auguran, o acelerarán problemas de diversa índole de varios estados a fin de fracturarlas y crear el contexto ex novo, para poder emplear tácticas desestabilizadoras de Gene Sharp (vinculado directamente con George Soros a través de las revoluciones de color, la USAID y otras instituciones).

Se trata de tácticas a menudo indetectables que permiten alcanzar sus fines mientras siembran el caos.

Dichas tácticas fueron utilizadas en el 15M, en Uganda, en las primaveras árabes y, aparentemente, en Cataluña, a través de los CDR (nacieron como Comitès de Defensa del Referéndum y ahora se conocen como Comitès de Defensa de la República).

En la actualidad existen más de 170 CDR en toda Cataluña.
El manual de Sharp
Se trata de tácticas recurrentes que sirven para personalizarlas con cualquier causa filoilegal que, de forma directa o indirecta, beneficiará a los agentes oscuros que se encuentren detrás de las mismas.

De hecho, subrayan que “casi todas las acciones que han tenido lugar en Cataluña pueden encontrarse dentro del manual de Sharp: ‘La lucha política no violenta: criterios y métodos’”.

Una obra que recoge 198 técnicas no violentas para desafiar al poder de una forma, aparentemente, pacífica.

A través de su estudio, estos analistas llegan a la conclusión de que
“en la reciente crisis catalana se han utilizado una 62% de las tácticas no violentas desarrolladas por Sharp” (destacando fundamentalmente los métodos no violentos de protesta y persuasión y los métodos de no cooperación política, ejecutadas por los partidos y actores pro-independentistas que han apoyado el procés)”.
Entre ellas, destacan también el tratar de hundir la imagen y desmoralizar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, a través de tácticas como el “tortuguismo”.

O lo que es lo mismo, dilatar las situaciones lo máximo posible. 
“Los plazos burocráticos son bien conocidos por ellos y dilatan todos los tiempos en su beneficio”.
Hostigamiento económico

Es el conjunto de tácticas que operan dentro de la “zona gris” y que tienen como objetivo apropiarse de riqueza a través de técnicas ilegítimas como la manipulación o la especulación a través del mercado derivado, los cambios adelantados de divisa o los fondos de cobertura (entre otros).
“El objetivo es realizar ataques hostiles camuflados o manipular el sistema macroeconómico de un país (o varios), sus empresas estratégicas o sus redes, ya sean informáticas o móviles”, cuentan.
En este punto cabría señalar la desestabilización política como instrumento de amenaza independentista con repercusiones económicas de todo tipo.

Según De castro, 
“Soros y su entramado guían la desestabilización a través de la sociedad civil, los medios y las instituciones inyectando fondos en ellos y activando o desactivando así crisis económicas que le permiten activar, a su vez y según convenga, su mecanismo de compras y ventas de participaciones en empresas ganando enormes beneficios”.
Es hostigamiento económico porque el fin ultimo redunda en beneficio y poder para él así como para los socios que le acompañan.

La Generalitat hostiga económicamente al gobierno de España a través de su voracidad para acaparar competencias, fomento discriminatorio de sus productos en el extranjero a través de sus representaciones o campañas como “España nos roba”, etc.

Incluso, supuestamente llegando a malversar fondos públicos, unos hechos que están siendo investigados por el magistrado Llarena. 

Tácticas de hostigamiento empleadas en Cataluña
En las conclusiones de este informe, ambos analistas subrayan que 
“organizaciones cercanas a George Soros han ayudado a los independentistas a llevar a cabo la ejecución de la estrategia para propiciar la secesión catalana”.
De hecho apuntan que George Soros, junto a Rockefeller, la Fundación Ford y otros, financia Independent Diplomat, el “lobby” al que Artur Mas acudió con el fin de promocionar la independencia de Cataluña en Europa y obtener el apoyo de actores clave.

Detectan también financiación de Open Society Foundations en medios de comunicación españoles como “La Sexta” (un 9% a través GALA Capital), El País, PDLI…, o personas de influencia como Juanlu Sánchez, subdirector de eldiario.es y miembro de Open Society Foundation, y otros.

Incluso van un poco más allá al afirmar que existe una 
“alta probabilidad de que el diario El País haya creado una acción de hostigamiento informativo con el asunto de la trama rusa para favorecer los intereses de George Soros y otros actores”.
Ambos analistas recuerdan que 
“tanto El País como su narrativa en el asunto de Cataluña tienen conexiones importantes con Open Society Foundations y George Soros, Alexander Soros, Nicolas Berggruen, Mira Milosevic, Atlantic Council y José María Aznar“.
No en vano El País está/ha estado directamente vinculado a George Soros a través de Liberty Acquisitions Holding Corporatiom”.

En los documentos hackeados a Open Society Foundations y publicados bajo el nombre de #Sorosleaks, aparecen varios medios “afines” desde la propia perspectiva de Soros.

Por todo ello, los analistas De Castro y Ferrer, concluyen que 
“El escenario apunta a una enorme complicidad y colaboración sistemática para el logro de la independencia unilateral entre Soros y su entorno y el propio movimiento independentista”.
Fuente. 

lunes, 23 de abril de 2018

¿Cómo pueden los periodistas provocar guerras?

Estados Unidos, Francia y el Reino Unido bombardearon Siria en la noche del 13 al 14 de abril de 2018. Esta operación militar, una agresión en términos de Derecho Internacional, es presentada como una «respuesta» de «los aliados» al supuesto uso de armas químicas por parte de la República Árabe Siria.

El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, declaró ante el Congreso que no dispone de pruebas que demuestren esa acusación pero que se basa en «artículos de prensa creíbles». En 2011, cuando el fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, lanzó una orden internacional de arresto contra el líder libio Muammar el-Kadhafi, también lo hizo basándose en artículos de la prensa… cuya veracidad –hoy está demostrado– era nula. Pero justificó así la intervención de la OTAN contra Libia.

En 1898, el gobierno de Estados Unidos también se basó en los «artículos de prensa creíbles» de los periódicos del magnate de la prensa William Randolph Hearst [1] para iniciar la Guerra Hispano-Americana [2]. Posteriormente, los artículos de los diarios de Hearst resultaron ser totalmente inventados [3].

En cuanto a los «artículos de prensa creíbles» a los que se refiere el general Mattis, estos se basan en las declaraciones de la ONG británica White Helmets (Cascos Blancos). Presentados como una «asociación humanitaria», los «Cascos Blancos» en realidad son parte del conflicto ya que han participado oficialmente en varias operaciones de guerra, como la que cortó el abastecimiento de agua a los 5,6 millones de habitantes de Damasco, la capital siria, durante unos 40 días [4].

Varias horas antes del bombardeo occidental, Rusia y Siria habían publicado las revelaciones de dos testigos oculares, presentes en el hospital de Duma durante el supuesto ataque químico. Estos testigos revelan que todo fue un montaje y que el «ataque químico» nunca tuvo lugar [5].

Exactamente igual que en siglo XIX, hoy es perfectamente posible encontrar periodistas que se presten para manipular los Estados o un tribunal internacional y para empujarlos a derrocar gobiernos o a bombardear otros Estados.

Es por eso que una parte de la prensa reclama el título de «Cuarto Poder», aunque se trata de un poder que, al no provenir de ninguna elección, es ilegítimo.

Los medios de difusión que disponen de esa capacidad pertenecen a grandes magnates capitalistas que además están estrechamente vinculados a los políticos, quienes afirmarán después haber sido engañados por sus «artículos creíbles». Por ejemplo, el ya mencionado magnate de la prensa estadounidense William Randolph Hearst mantenía estrechas relaciones con el presidente William McKinley, quien ambicionaba iniciar la guerra contra España para arrebatarle el control de Cuba y de Filipinas, lo cual hizo finalmente.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética y Francia lograron que la Asamblea General de la ONU adoptara una serie de resoluciones que condenan la propaganda de guerra [6]. Los países miembros de la ONU incluyeron el contenido de esas resoluciones en el derecho nacional de sus Estados. Por consiguiente, los periodistas que se dedican a la propaganda de guerra deberían ser enviados a los tribunales… teóricamente. Pero en la práctica sólo los Estados pueden iniciar ese tipo de acciones judiciales.

En definitiva, la propaganda de guerra está prohibida… pero el derecho nacional aplica esa regla sólo a los periodistas de oposición incapaces de desatar conflictos y no a los Estados que los emprenden.

Fuente.

[1] Citizen Hearst: A Biography of William Randolph Hearst, W. A. Swanberg, Scribner’s, 1961.

[2] El autor se refiere a la intervención de Estados Unidos en la guerra de independencia de Cuba contra el colonialismo español. Contrariamente a la visión vehiculada por los historiadores estadounidenses, aunque Estados Unidos se puso del lado de los independentistas cubanos, la intervención estadounidense arrebató a los patriotas cubanos la victoria militar que ya habían garantizado sobre España. La intervención estadounidense frustró la proclamación en Cuba de una República basada en los ideales que los independentistas cubanos, reunidos alrededor del Partido Revolucionario Cubano, habían enunciado en el Manifiesto de Montecristi. Para más detalles ver Guerra hispano-cubano-estadounidense. Nota de la Red Voltaire.

[3] Public Opinion and the Spanish-American War: a Study in War Propaganda, Marcus Wilkerson, Russell and Russell, 1932. The Yellow Journalism USA, David R. Spencer, Northwestern University Press, 2007.

[4] «Una “ONG humanitaria” corta el agua a 5,6 millones de civiles», Red Voltaire, 7 de enero de 2017.

[5] «Testigos oculares revelan montaje del “ataque químico” de la Ghouta», Red Voltaire, 13 de abril de 2018.

[6] «Los periodistas que practican la propaganda de guerra tendrán que rendir cuentas», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 14 de agosto de 2011.

jueves, 12 de abril de 2018

OXFAM, UNA ORGANIZACIÓN DEL GLOBALISMO PLUTOCRÁTICO

Oxfam Internacional es una organización  que, si bien en casos particulares puede efectuar un bien, en líneas generales, su accionar responde a las agendas geopolíticas de las élites supranacionales y a las  oportunidades económicas de los  activos de las redes globalistas.
El embrión histórico de la entidad se ubica en la ciudad de Oxford, cuando en el año 1942 se conformó el Comité Oxford para Alivio del Hambre, integrado por destacadas referencias intelectuales, religiosas y del activismo social del momento.
Conforme a lo consignado por Oxfam “El grupo hizo campaña para que los suministros de alimentos se enviaran a través de un bloqueo naval aliado a mujeres y niños hambrientos en la Grecia ocupada por el enemigo durante la Segunda Guerra Mundial”. [1]
Uno de sus ejes humanos fue el Profesor Gilbert Murray, nacido en Australia, hijo de Terence Aubrey Murray, Caballero de Su Majestad Británica. Gilbert Murray, un erudito de la literatura clásica y docente en la Universidad de Oxford desde 1908, fue un defensor enérgico y entusiasta de la Sociedad de Naciones, llegando a ocupar prominentes cargos en la asociación británica  Unión de la Sociedad de las Naciones y en el Instituto Internacional de Cooperación Intelectual, antecedente de la Unesco. Forjó y usufructuó innumerables relaciones con personalidades de todo el mundo, destacándose la amistad con el novelista HG  Wells, difusor del socialismo plutocrático masónico.
Murray estaba adscripto al liberalismo internacional, manteniendo el espíritu del Imperio Británico, tal y como lo exponen sus libros, artículos, conferencias y sus actividades de relaciones internacionales. El Comité Oxford en todo momento  trabajó mancomunadamente con la Sociedad Fabiana, compuesta  por sectores del capitalismo británico y muy estrechamente vinculada a las familias internacionalmente plutocráticas como los Rothschild y Rockefeller. En su sitio web, el actual directorio de la Sociedad Fabiana, la describe de la siguiente manera:
  • La Sociedad  Fabiana es el grupo de expertos políticos más antiguo de Gran Bretaña. Fundada en 1884, la Sociedad está a la vanguardia del desarrollo de ideas políticas de izquierda.
     
  • La sociedad fue uno de los fundadores originales del Partido Laborista y está constitucionalmente afiliada  al partido como  Sociedad Socialista.
     
  • La sociedad es una institución miembro de la  Fundación para Estudios Progresistas Europeos  (FEPS). FEPS es una fundación política socialdemócrata independiente de toda la Unión Europea, afiliada al  Partido de los Socialistas Europeos  (PSE). Su objetivo es establecer una encrucijada intelectual entre la socialdemocracia y el proyecto europeo, y es una plataforma para las ideas, trabajando en estrecha colaboración con sus miembros en más de 40 fundaciones políticas nacionales y centros de investigación.
La Sociedad Fabiana constituyó en 1895 la London School of Economics, institución educativa de élite de la cual egresaron  notorios súper-capitalistas como David Rockefeller y George Soros.
La Sociedad Fabiana  también exhibe como socio  a The Guardian, periódico de la esfera de influencia de George Soros, y mantiene un trabajo colaborativo con Oxfam. [2]
Oxfam, institución “confederal” que en la actualidad tiene presencia activa en 90 países, ha venido recibiendo aportaciones monetarias de la Fundación Rockefeller y sosteniendo un ininterrumpido  intercambio de personal entre ambas asociaciones, como es el caso de Ashvin Dayal, vicepresidente asociado y director de la región Asia de la Fundación Rockefeller. Anteriormente Dayal prestó funciones en Oxfam. [3]
Otra estructura que es fundamental en la proyección de los planes del Atlantismo y del Mundialismo en general es  Chantam House (Instituto Real de Asuntos Internacionales), que también recibe recursos humanos de Oxfam, señalándose en ello al investigador  Richard King, quien llegó a desempeñar el rol de subdirector en Oxfam Gran Bretaña y ahora reviste funciones en Chantam House. [4]
Prosiguiendo en la narración de instituciones no gubernamentales que sirven para la manufactura del Atlantismo y del Mundialismo y que tienen nexos con Oxfam, mencionamos  al Council British, el cual es un instituto cultural que promueve el liderazgo global de Gran Bretaña, cubriendo sus actividades con financiamiento diverso, destacándose la ayuda pública estatal del Reino Unido, la cual le otorga el 15 % de sus ingresos y se enorgullece de tener como socios estratégicos a Oxfam y a Open Society.
También tiene conexión de manera directa con Oxfam la red del magnate Soros. Como administradora regional  del Programa Latinoamérica de la Open Society, se encuentra Cathy Ross, quien trabajó entre 1995 y 2005 en el Programa Amazon de Oxfam América [5]. Otros ex Oxfam que navegan en las aguas institucionales de Open Society, son Phil Boomer, quien, durante 18 años, trabajó en Oxfam y, actualmente,  es director ejecutivo de  Business & Human Rights Resource Center, que tiene a la fundación de George Soros como uno de sus donantes [6]; la economista social y activista de la ideología de género Naila Kabeer y el también economista  Ibrahima Aidara que en Oxfam América se desempeñó en la Oficina Regional de África Occidental y en Open Society lo hace en Iniciativa para África Occidental, entre otros. Durante años, Oxfam, especialmente su capítulo América,  captó millones de dólares provenientes  de George Soros. En los Estados Unidos, Oxfam emprende una cruzada  antitrumpiana llegando a implementar la iniciativa de alquilar la casa donde vivió hasta los cuatro años de edad, el presidente estadounidense, Donald Trump, para colocar allí a refugiados  de Somalia, Vietnam y Siria. [7]
Las aberraciones sexuales cometidas en distintos países por  empleados de Oxfam, fueron  denunciadas en tiempo y en forma,  pero las autoridades de la organización prefirieron mirar para otro lado en clara actitud de encubrimiento.
El medio periodístico que con marcado impacto vino desvelando en los últimos cuatro meses  los delitos sexuales-orgiásticos-sodomíticos de elementos de Oxfam es el Sunday Times, propiedad de Rupert  Murdoch, magnate sionista, amigo del yerno de Trump, Jared Kushner, socio coyuntural de la administración trumpiana y aliado del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. Murdoch y Netanyahu están  seria y gravemente enfrentados a George Soros por espacios de poder y de dinero y por el  tipo de futuro para Israel y el mundo entero. Entre ellos se acusan de ser maestros de marionetas. Esas facciones en conflicto  remedan el Janucá histórico y, debido a esa fricción, hay  que esperar la generación de sucesos muy importantes a escala mundial.
Cuando concluíamos el presente artículo, nos enteramos de la detención por parte de las autoridades judiciales de Guatemala  del presidente de Oxfam Internacional, el economista guatemalteco, Juan Alberto Fuentes Knight, acusado de corrupción gubernamental en ese  país centroamericano cuando era  titular  de Finanzas Públicas  del gobierno del expresidente Álvaro Colom (2008-12), siendo éste  también arrestado por la misma razón que el directivo de Oxfam.
Fuentes  Knight  se inició en el cargo de Oxfam en 2015  después de haber ocupado otros puestos en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU y se manifiesta partidario de la labor del ex-presidente estadounidense Barack Obama.
En su país, es  uno de los fundadores del Movimiento Semilla, colectivo político-social denunciado por recibir apoyo de polos sorosianos.
La administración de Colom se caracterizó, entre otras notas, por tener  vínculos significativos con actores del circuito Soros y por haber  abogado en 2011,  en el marco de la Asamblea General de la ONU, por la creación de un estado palestino en coexistencia con el israelí. En esa línea, estaba en franca sintonía con el programa de Soros/Obama/Shimon Peres y con la postura asumida por muchos altos cargos de Oxfam, aunque la asociación manifestó que institucionalmente no está en contra de Israel,  ni tampoco propicia el boicot a productos israelíes. Pero para algunos sionistas, Oxfam engaña y produce contenidos y acciones que atentan contra los intereses de Israel.
El actual mandatario guatemalteco, Jimmy Morales, quien a inicios del presente mes, se reunió con Donald Trump, dispuso , en diciembre 2017, que Guatemala reconociera a la ciudad de Jerusalén como propiedad histórico-política-jurídica del estado de Israel, reafirmando su alianza con el clan Netanyahu.
Viene  muy bien el conocimiento público del escándalo Oxfam para desenmascarar a la organización  como brazo  de determinadas élites crematísticas internacionales a la vez que protectora de las corrupciones de sus miembros.
Notas:

jueves, 5 de abril de 2018

Soros abre en Barcelona su primer centro de operaciones para Europa



La Open Society Foundations, la fundación del multimillonario George Soros ha abierto en Barcelona su primer espacio en Europa pensado para acoger las actividades de entidades dedicadas a promover la inmigración masiva y las tesis globalistas.

El director regional para Europa de la fundación, Jordi Vaquer, ha explicado este viernes en rueda de prensa que aunque hasta ahora trabajaban en una oficina en el Raval, el nuevo espacio, bautizado como ‘Espai Societat Oberta’, permitirá “implicarse mucho más con la ciudad de Barcelona”.

Se trata de un edificio de cuatro plantas, situado en el distrito de Sant Gervasi, cuya planta baja acogerá las actividades sociales, educativas y artísticas y relacionadas con los derechos y las libertades de las entidades con las que trabaja la fundación.
“Es un espacio que ponemos a disposición de las entidades, con el objetivo de que sea un punto de encuentro entre diferentes luchas que a menudo no interactúan, pero también queremos que sea un espacio empoderador”, ha asegurado Vaquer, que ha manifestado su voluntad de que el edificio “sea de las entidades” con las que ya trabajan y “de las que un día puedan implicarse”.
Según la fundación, el espacio está concebido como “un lugar abierto para exhibir proyectos artísticos, culturales y sociales” que tengan relación con los ámbitos de actuación de la Open Society Foundations: la lucha contra las discriminaciones, las libertades civiles, el control del poder y la innovación participativa.

Vaquer ha destacado la importancia de “poner el acento en la discriminación del pueblo gitano, de las personas migradas, de los musulmanes y también de los ‘afrodescendientes” y ha subrayado las actuaciones alrededor de las libertades civiles, que quieren poner atención a temas como los abusos en política antiterrorista, en las malas prácticas policiales o en la situación de los ‘alertadores’, funcionarios que denuncian la corrupción.

¿Quién es y qué defiende Soros?
Hoy George Soros, nacido en Hungría como György Schwartz, es una de las más grandes fortunas del planeta y ha hecho de la vocación mundialista del esperanto su norte vital. Su origen judío resulta apenas relevante en lo teológico pues siempre se rigió por impulsos materiales. Su patria espiritual, Israel, le acusaba hace unos años de financiar “el odio al Estado de Israel” a través de sus fundaciones. El portal DCLeaks hacía públicos el pasado verano varios miles de documentos en los que figuraban donaciones millonarias a “organizaciones anti israelíes”.

No es más querido en Hungría, país en el que vió la luz un 12 de agosto de 1930. El presidente del país magiar, Viktor Orbán, es uno de los pocos líderes mundiales que ha levantado la voz contra el magnate, contra el que libra una batalla por completo desigual a cuenta de la crisis de los refugiados. Si Soros reconoció estar detrás del impulso migratorio hacia Europa, Orban es el principal valladar continental. El conflicto, hasta en el desequilibrio de fuerzas, es la metáfora contemporánea entre mundialismo y soberanismo, desarraigo y nación, y para algunos, incluso entre materialismo y religión.

Putin es, como Orbán y ahora también Trump, otro elemento desestabilizador para el proyecto mundialista. A ojos de Soros, “Putin es una amenaza mayor para Europa que el ISIS”. No es pues, extraño, que el magnate apoyará a los ucranianos en su guerra con Rusia. Por su parte, Putin expulsaba a Soros y a todas sus organizaciones de Rusia. Y lo propio ha empezado a hacer Orbán: 
“(Soros) sirve a los intereses globalistas y fuerza la correción política sobre las naciones-estado”
Discípulo de Popper y ascenso meteórico en las fiananzas neoyorkinas

El que estaba llamado a ser el mesías del mundialismo sobrevivió, siendo aún un niño, a la II Guerra Mundial, que en Budapest llegó a librarse casas por casa. Con Hungría aún en ruinas el joven Soros emigró al Reino Unido, donde estudiaría Filosofía y Economía con el que iba a convertirse en su principal influencia intelectual: Karl Popper.

Tras graduarse comenzaría una vertiginosa carrera como hombre de negocios y especulador financiero que le llevaría hasta los Estado Unidos en 1956. Allí trabajaría en temas de arbitraje, análisis financiero y hasta elaboraría una teoría socioeconómica propia: la reflexividad. Compraba y vendía, invertía y recogía beneficios, casi siempre con éxito. Su ascenso fue meteórico en el mundo de las finanzas norteamericano; en 1963 entró a formar parte de uno de los más importantes bancos de inversión del mundo, el neoyorkino “Arnhold and S. Bleichroder”. Durante una década ocupó diferentes puestos de alta dirección hasta llegar a vicepresidir la compañía. Y fue en este momento cuando decidió poner la primera piedra de su futuro imperio: Grupo Quantum, hoy una plataforma de ingeniería financiera de alcance planetario que opera desde las Antillas holandesas.

Capitalismo especulativo vestido de filantropía

Y es a través de la batería de capitales especulativos de Quantum desde donde empieza a actuar políticamente. Las operaciones contra el sovietismo en Europa del Este (respaldó al sindicato Solidaridad en Polonia, la Revolución de las Rosas en Georgia o la Carta 77 en Checoslovaquia) constituyeron la primera fase del gran proyecto ‘sociedad abierta’, esto es, un mundo sin fronteras ni soberanías nacionales en el que el movimiento de personas, y sobre todo de dinero y mercancías, no estuviera sometido a restricciones nacionales.
Soros ha dedicado miles de millones de dólares a poner las bases de la sociedad abierta en todo el mundo, dineros las más de las veces presentados como “donaciones” para causas “educativas” y de “derechos humanos”. Todo ello sin abandonar la especulación financiera. Durante el conocido como “miércoles negro” del Banco de Inglaterra -16 de septiembre de 1992-, Soros obtuvo unas ganancias de más de 1000 millones de dólares. El Estado inglés perdió 3400 millones de libras.

En 1993 Soros ya no disimula su vocación de ingeniero político mundial y, además de ocupar un asiento del consejo directivo del Council del influyente Foreign Relations, crea su hoy celebérrima “Open Society Foundations”, un entramado financiero-empresarial presente en 39 países y con un presupuesto anual de 900 millones de euros que persigue, ya a las claras, la consolidación de la “sociedad abierta” descrita por su maestro Popper en “La sociedad abierta y sus enemigos”.

“Soros es potencialmente más peligroso que una bomba nuclear”

Ultraliberal en lo económico y ultraprogresista en lo moral, Soros financia desde movimientos favorables a la legalización de la marihuana, hasta sociedades proabortistas, pasando por movimientos LGTB u ONGs promigratorias. Todas ellas constituirían los pilares ideológicos sobre el que se sostendría el gran proyecto de nuevo orden mundial. Un futuro -¿presente?- gobierno único, de inspiración materialista y dirigido por élites económicas internacionales.

En el bestseller “The new Reagan revolution” (2011), el periodista Jim Denney describía con estas palabras al mesías de origen húngaro: 
“Soros es potencialmente más peligroso que una bomba nuclear. Actúa en la sombra y con determinación usando su dinero y poder para manipular nuestra economía y sistema político. Un misil nuclear puede destruir una ciudad. George Soros puede destruir nuestro estilo de vida”.
Fuente.